Actualizado 30/07/2009 21:22 CET

El Govern decreta tres días de luto oficial y muestra su "más firme rechazo" ante este "brutal" suceso

Antich asegura que "nunca cederemos al chantaje asesino de estos terroristas que atentan contra la libertad y la convivencia de los ciudadanos"

PALMA DE MALLORCA, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Govern decretó hoy tres días de luto oficial en señal de repulsa al atentado terrorista que tuvo lugar hoy en la localidad mallorquina de Calvià y que se cobró la vida de dos guardias civiles y varios heridos, al tiempo que expresó su "más firme rechazo" ante este "brutal atentado" que, según apuntó el presidente del Ejecutivo autonómico, "ha asumido "en la más profunda indignación" a los ciudadanos del archipiélago.

En declaraciones a la prensa tras la celebración de un Consell de Govern extraordinario, Antich manifestó "nuestra concena mas contundente" y la solidaridad a las familias, amigos y allegados de las víctimas que han perdido la vida en este "brutal" atentado. Así, trasladó las muestras de duelo y afecto en estos difíciles momentos e incidió en que "estamos con ellos".

De la misma forma, hizo especial hincapié en trasladar el afecto y "total apoyo" a la Guardia Civil, así como a todos los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que velan por el mantenimiento de nuestro Estado de Derecho". Por ello, remarcó que "una vez más nos reafirmamos en nuestra convicción que la democracia y el Estado de Derecho tienen la suficiente fortaleza para hacer frente a actuaciones criminales", como la que hoy se costó la vida de estos dos agentes.

Finalmente, el presidente autonómico aseguró que "nunca cederemos al chantaje asesino de estos terroristas que atentan contra la libertad y la convivencia de los ciudadanos de este país", al tiempo que insistió en valorar que quienes han cometido este acto "miserable" pagarán por todo el mal que han causado. No obstante, mantuvo que la sociedad balear, que siempre ha defendido los valores de la democracia y la torelancia, "se muestra indignada ante este acto de barabarie sin sentido".

Palma ja és una ciutat 30