Oceana pronostica un aumento de la presencia de medusas en Baleares a finales de agosto

Medusas
COLPRENSA/VILLAMIZAR DUSSAN, SERGIO
Actualizado 11/08/2012 13:13:14 CET

PALMA DE MALLORCA, 11 Ago. (EUROPA PRESS) -

La científica del Instituto de Estudios Oceanográficos (Oceana), Marta Carreras, ha señalado que las altas temperaturas, así como el cambio de corrientes marinas, puede derivar en un aumento de la presencia de medusas en Baleares con respecto al año pasado, que estima se puede producir a finales de agosto.

En declaraciones a Europa Press, Carreras, quien ha matizado que los recortes también afectan al sistema de control de este animal, ha indicado que éste se trata de un "año atípico" ya que, normalmente, las medusas suelen situarse a estas alturas del mes en las costas catalana y valenciana. Sin embargo, ha explicado que los 'celentéreos' copan, en este momento, las aguas de Murcia y Málaga.

La científica de Oceana, quien ha recalcado que "no existen recursos" para realizar un seguimiento más exacto de este animal, ha estimado -no obstante- que durante la presente temporada estival, Baleares no sufrirá la visita de la temida carabela portuguesa, una medusa de aguas frías, cuya picadura puede ser mortal. "Esperemos que no vengan este año", ha deseado.

"La más común en Baleares es la Pelacia Noctiluca", explica Carreras, quien destaca que es reconocible por su "color rosado" y asegura que, cuanto más pequeña, "peor es su picadura".

En este sentido, recomienda a los bañistas que no caigan en el error de limpiarse con "agua dulce". "Es mejor el agua salada", recalca la científica, quien también recomienda aplicar en la herida soluciones con amoníaco y recurrir siempre al socorrista de la playa en caso de picadura.

Carreras opina que la mayor proliferación de medusas con respecto al año pasado se puede deber a la "sobrepesca" del atún y la disminución de la población de tortugas marinas, que son los enemigos naturales de los 'celentéreos'.

Además, ha indicado que el uso de fertilizantes ha potenciado la aparición de plancton -alimento por excelencia de las medusas- y que, la sequía de este año también es un factor determinante para que, a finales de agosto, las medusas lleguen a Baleares.