Publicado 02/03/2021 15:00CET

El precio de la vivienda sube un 4,6% en Baleares durante 2020 pese al impacto del COVID-19, según Servihabitat

Archivo - Edificio de viviendas en venta.
Archivo - Edificio de viviendas en venta. - Eduardo Parra - Europa Press - Archivo

PALMA, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

El precio de la vivienda ha registrado un aumento del 4,6% en Baleares, según Servihabitat, que remarca que "el mercado residencial en España ha resistido el impacto de la pandemia mejor que otras áreas de actividad".

Se trata de una de las conclusiones de la IX edición del informe sobre el mercado residencial en España que elabora Servihabitat Trends.

El estudio también incide en que la irrupción del COVID-19 "ha supuesto un parón en la senda de estabilización que el mercado había mostrado en los últimos años" pero para 2021 "se espera un escenario de moderación que dependerá, en gran parte, de la efectividad de las medidas sanitarias y de la evolución de la economía mundial", según ha informado Servihabitat en una nota de prensa.

"El mercado residencial, el de alquiler y el logístico se han recuperado rápidamente tras el trimestre de confinamiento domiciliario", ha indicado el consejero delegado de Servihabitat, Iheb Nafaa.

En Baleares, los efectos del COVID-19 se han notado especialmente en el segmento de producto medio-alto/alto y en localizaciones más vacacionales, por la falta de comprador extranjero, tanto en obra nueva como en segunda mano.

Se estima el cierre de 2020 con 9.364 operaciones en Baleares, un descenso del 42,3 respecto al año anterior, superior al experimentado a nivel nacional (-26,8%). La previsión es que en 2021 este tipo de transacciones desciendan ligeramente a nivel nacional (-0,7%), mientras en Baleares seguirán bajando un 26,1%, con 6.922 compraventas.

En cuanto a las viviendas iniciadas, 2020 cerraría con un descenso del 31,8 % respecto a 2019 en Baleares, con una suma total de 2.288 unidades. Se estima que en 2021 el número total de viviendas iniciadas sea de 2.418, un 5,7% más.

En cuanto a las viviendas terminadas, el descenso es menor, con una caída del 0,7% respecto a 2019 en las Islas. El año cierra con 2.147 viviendas terminadas y se espera que en 2021 aumenten un 13,9%.

Paralelamente, el mercado de vivienda vacacional se ha visto muy afectado por la reducción de la movilidad y por la menor actividad turística. Por ello, la actividad promotora en Baleares, Cataluña y Andalucía se ha visto especialmente reducida.

El stock disponible de obra nueva se reduce en 2020 (-10,7 %), hasta las 7.227 viviendas en la comunidad y se prevé que siga contrayéndose un -9% en 2021, alcanzando las 6.579 viviendas en stock. Mientras el stock de obra nueva es de 99,5 viviendas por cada 10.000 habitantes en España, las Islas cuentan con un stock de 59,7 viviendas por cada 10.000 habitantes.

El informe también destaca que el 90% de las compras de los extranjeros siguen concentrándose en las principales capitales y en la costa mediterránea. Baleares, junto con Andalucía, Canarias, la Comunidad Valenciana, Murcia y Cataluña, son las comunidades con mayor peso de compra de vivienda por parte de extranjeros. En Baleares el peso es de un 29,8%, por encima del 11,7 % nacional.

"Habrá que esperar a ver cómo se aplican los fondos estructurales en las economías europeas y cómo avanza el proceso de vacunación para determinar la reactivación del mercado del comprador extranjero en 2021", han apuntado desde Servihabitat.
MERCADO DE ALQUILER

En cuanto al mercado de alquiler, la rentabilidad anual bruta en España para una vivienda en alquiler es del 6,8%, más de un punto porcentual más que hace un año. En Baleares, la rentabilidad es del 4,9%. Este incremento significativo se ha producido especialmente a partir del segundo y tercer trimestre de 2020, con la llegada de la pandemia.

En Baleares, la oferta es de 6.185 inmuebles en alquiler, muy por encima de la media nacional en cuanto a oferta por habitante y por hogar.

Por su parte, la renta mensual media para una vivienda en alquiler de entre 80 y 90 m2 en España es de 893 euros, pero en Baleares alcanza los 1.037 euros, la tercera más alta del territorio, sólo superada por la Comunidad de Madrid y en País Vasco.