Publicado 06/02/2020 15:21

Subirán y Penalva defienden su instrucción de la macrocausa de corrupción policial

El juez Manuel Penalva (centro) y el fiscal Miguel Ángel Subirán (derecha), a su llegada al TSJIB.
El juez Manuel Penalva (centro) y el fiscal Miguel Ángel Subirán (derecha), a su llegada al TSJIB. - Isaac Buj - Europa Press

Uno de los abogados ha pedido una vistilla para solicitar prisión preventiva de juez y fiscal, un extremo que no se ha resuelto

PALMA DE MALLORCA, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

El juez Manuel Penalva y el fiscal Miguel Ángel Subirán han defendido este jueves ante el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TJSIB) la instrucción que realizaron de la macrocausa de corrupción policial en Palma. Su declaración ha empezado poco antes de las 10.00 horas y ha terminado sobre las 14.45 horas.

En su declaración ante el magistrado Carlos Gómez, tanto fiscal como juez, que han declarado en calidad de investigados, han defendido las decisiones que tomaron durante la instrucción del caso, así como las medidas preventivas que ordenaron. Ambos han declarado ante el TSJIB debido a su condición de aforados.

Por su lado, uno de los abogados, Vicente 'Coco' Campaner ha solicitado una vistilla para pedirles prisión preventiva, pero este asunto no ha sido resuelto todavía por el juez.

Penalva ha declarado durante una hora y media aproximadamente. El interrogatorio, que se preveía largo, ha durado menos de los esperado pues no ha respondido a las preguntas de la treintena de abogados, que se han personado como acusación particular.

Por su lado, el fiscal Miguel Ángel Subirán, ha empezado a declarar minutos antes de las 12.00 horas y ha terminado sobre las 14.45 horas. Esta es la primera vez que ambos declaran por este caso.

En concreto, la Fiscalía aprecia que tanto Penalva como Subirán podrían haber cometido delitos de prevaricación, revelación de secretos, deslealtad profesional y detención ilegal.

EL CASO

La Fiscalía basa sus indicios, fundamentalmente, en los chats de un grupo de 'whatsapp' en el que participaban tres de los cuatro policías nacionales imputados en la pieza -antiguos integrantes de la Unidad de Blanqueo de Capitales- así como el fiscal y el juez. Estos mensajes fueron hallados en el teléfono móvil de uno de los agentes, incautado cuando fue detenido en diciembre.

En concreto, el Ministerio Fiscal considera que de estos mensajes se desprende la posible comisión de un delito de prevaricación. Apunta que el fiscal y el juez pudieron generar de manera "deliberada e injustificada", circunstancias para poder acordar una medida cautelar de prisión contra imputados en la macrocausa de corrupción policial, "y no para avanzar en el esclarecimiento de los hechos objeto de investigación".

El Ministerio Fiscal también aprecia indicios de una posible revelación de secretos y obstrucción a la Justicia y deslealtad profesional a raíz de las informaciones periodísticas publicadas sobre la causa, que estuvo largo tiempo bajo secreto.

Penalva, titular del Juzgado de Instrucción número 12 de Palma, fue apartado del 'caso Cursach' --que deriva de la pieza de corrupción policial-- en marzo de 2018 a raíz de un incidente de recusación promovido por las defensas. Actualmente, junto a Subirán, permanece de baja.

Más información