Actualizado 23/05/2016 19:06 CET

Los 28 aprueban que la operación 'Sophia' entrene a guardacostas libios y contribuya al embargo de armas

Mogherini espera que la formación comience "muy rápidamente".

BRUSELAS, 23 May. (EUROPA PRESS) -

  Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea han acordado este lunes extender un año más el mandato de la operación europea contra las mafias en el Mediterráneo, bautizada como 'Sophia', y que asuma dos nuevas tareas: el entrenamiento de los guardacostas y la Marina libios y a aplicar el embargo de armas a Libia aprobado por la ONU.

Los Veintiocho han justificado este paso al ver necesario "reforzar la capacidad" de la operación de la UE para "desmantelar el modelo de negocio" de las mafias y redes que trafican con seres humanos y contribuir a "una mayor seguridad en apoyo de las autoridades legítimas libias".

La misión seguirá centrándose en "su mandato principal" de desmantelar el modelo de negocio de las mafias que trafican con inmigrantes pero asumirá "dos tareas de apoyo adicionales" para "consolidar las capacidades y el entrenamiento" de los guardacostas y la Marina libia y el intercambio de información con ellos, en base a una petición de las autoridades libias "legítimas".

En segundo lugar, la operación de la UE contribuirá a aplicar "en aguas internacionales frente a la costa de Libia" el embargo de armas aprobado por la ONU y al intercambio de información con las autoridades libias. Eso sí, a condición de que el Consejo de Seguridad de la ONU apruebe una nueva resolución que lo avale, precisan los Veintiocho en el texto de conclusiones sobre la operación en el Mediterráneo.

Los Veintiocho han reclamado que el trabajo preparatorio necesario "incluido sobre la planificación" tras dar luz verde a las nuevas tareas de la misión "continúen sin retrasos", al tiempo que ha subrayado la importancia de "continuar la cooperación con socios internacionales como la ONU y la OTAN". La Alianza Atlántica abrió la puerta la semana pasada a apoyar en los esfuerzos de la operación europea pero no concretó todavía el tipo de capacidades que podría contribuir.

Para poder comenzar a aplicar las nuevas tareas de la operación, los Veintiocho todavía deberán aprobar una decisión jurídica del Consejo para extender y ampliar el mandato de 'Sophia'.

La Unión Europea no ha aceptado en cambio la petición del primer ministro libio, Fayez Serraj, de contribuir al entrenamiento del "servicio de seguridad" del país, algo que ha rechazado expresamente Alemania, según han explicado a Europa Press varias fuentes diplomáticas.

"No podemos antes de hablar con el Bundestag", han justificado fuentes diplomáticas alemanas, que han explicado que el Ejecutivo de Berlín no tiene "ningún problema" en que 'Sophia' asuma las dos nuevas tareas acordadas, pese a que en un primer momento mostró reservas a la posibilidad de contribuir al embargo de armas, algo especialmente defendido por los franceses.

Serraj pidió en una carta fechada el 21 de mayo a la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, a la que ha tenido acceso Europa Press, que la UE presentara propuestas para contribuir a "entrenar al servicio de seguridad, a las fuerzas navales y de guardacostas en el ámbito de la lucha contra el terrorismo, la inmigración ilegal y el crimen organizado" y defendió la creación conjunta de un mecanismo para identificar criterios para seleccionar a los efectivos que serían formado, así como "estudiar los acuerdos legales del acuerdo".

En otras conclusiones sobre inmigración, los Veintiocho han reiterado con todo la posibilidad de una misión civil "reforzada" en Libia que incluya "asistencia a la gestión fronteriza".

Por su parte, la formación de los guardacostas y la Marina libios podría comenzar "en cuestión de semanas", mientras que la contribución al embargo de armas llevará "mucho más tiempo", según ha avanzado una fuente diplomática de alto nivel de la UE.

EMPEZAR "MUY RÁPIDAMENTE" CON EL ENTRENAMIENTO

Mogherini ha confiado en que tras el acuerdo político de los Veintiocho adopten la decisión formal "lo más rápido posible" y que la formación en sí comience "muy rápidamente" en la rueda de prensa posterior a la reunión.

Preguntada por donde se llevará a cabo la formación en sí, si será en aguas internacionales, en Libia o un país tercero como Túnez, Mogherini ha explicado que esto se verá "en los próximos días" cuando se finalice el plan operativo de la misión que debe elaborar el comandante de la operación, el contraalmirante Enrico Credendino. "Seguro en aguas internacionales. Obviamente esto no excluye otras opciones", ha explicado.

El ministro de Exteriores británico, Philip Hammond, cuyo Ejecutivo fue uno de los que más defendieron que la operación 'Sophia' ampliara el mandato a la formación de los guardacostas libios, ha subrayado que ello "puede suponer gran diferencia" y ha insistido en "trabajar juntos" con los libios "para garantizar la costa libia sea segura". "Esto reducirá el tráfico de armas en la costa pero también recudirá la inmigración ilegal hacia Europa", ha remachado.

Su homólogo italiano, Paolo Gentiloni, también ha considerado "un gran paso adelante" que la Unión Europea atienda la petición del Gobierno de unidad libio para entrenar a sus guardacostas y colaborar en el control del embargo de armas aprobado por la ONU, tras avisar del "alarmante número" de inmigrantes que tratan de llegar a Europa en el Mediterráneo central.

Fuentes militares dan por hecho que sí se amplían las tareas de la misión harán falta "más medios" para la operación, que actualmente cuenta con la fragata española 'Numancia', un barco británico y dos barcos alemanes y tres aviones de reconocimiento y patrulla marítima de España, Portugal y Luxemburgo y un F50 francés.

Desde que la operación 'Sophia' está operativa contra las mafias en aguas internacionales --dado que para poder actuar contra las mafias en aguas y suelo libio necesitaría el visto bueno del Gobierno de Trípoli y una nueva resolución del Consejo de Seguridad que lo avale-- las fuerzas europeas han arrestado a 70 traficantes que han sido entregados a las autoridades italianas para su posible procesamiento, han destruido 150 embarcaciones utilizadas por las mafias, además de hacer contribuido a salvar "casi 14.000 vidas".