Activistas de DDHH urgen a Brunéi a paralizar su estricta ley anti LGTB que autoriza la lapidación

Publicado 25/03/2019 18:03:14CET

KUALA LUMPUR, 25 Mar. (Thomson Reuters Foundation/EP) -

Diversos grupos y activistas de Derechos Humanos han reclamado este lunes a Brunéi que dé marcha atrás en sus planes de endurecer la ley contra el colectivo LGTB, una actualización del código penal que permitirá los latigazos y la lapidación por mantener relaciones sexuales con personas del mismo sexo.

Brunéi fue el primer país en introducir la ley criminal islámica en 2014, cuando anunció el primero de los tres pasos de cambios legales que incluían multas y cárcel por ofensas como el embarazo fuera del matrimonio o no rezar los viernes.

La homosexualidad es ilegal en Brunéi y es punible hasta con 10 años de encarcelamiento, pero los cambios previstos incluyen los latigazos y la lapidación para los musulmanes que sean condenados por adulterio, sodomía o violación, según han alertado grupos de Derechos Humanos.

El país ha estado retrasando la aprobación de los dos últimos pasos desde 2014, pero ahora tiene previsto ir adelante con ambos el 3 de abril, según ha alertado el fundador del grupo de Derechos Humanos The Brunei Project, Matthew Woolfe, una fecha que ha confirmado ASEAN SOGIE Caucus, otra asociación con sede en Manila, citando documentos gubernamentales.

"Estamos intentando ejercer presión sobre el Gobierno de Brunéi, a pesar de que nos damos cuenta de que queda muy poco tiempo antes de que estas leyes entren en vigor", ha reconocido Woolfe, que ha pedido ayuda a los Gobiernos y la diplomacia.

"Nos ha cogido por sorpresa que el Gobierno haya dado ahora una fecha tan próxima para su implementación", ha afirmado el activista por los Derechos Humanos, ya que no ha habido anuncios públicos sobre los cambios en el código penal más allá de un comunicado en la página web de la Fiscalía General en diciembre que ha salido ahora a la luz.

Las actitudes socialmente conservadoras son una constante en el sureste asiático. Birmania, Malasia, Singapur y Brunéi tienen prohibidas las relaciones entre personas del mismo sexo, mientras que en Indonesia ha habido un aumento de los ataques contra el colectivo LGTB en los últimos años.

Brunéi, un antiguo protectorado británico de unos 400.000 habitantes enclavados entre dos estados malasios en la isla de Borneo, es el primer país del este asiático en adoptar el componente criminal de la 'sharia' a nivel nacional.

"La completa implantación de la ley penal de la 'sharia' implicará multas severas contra las relaciones consensuadas entre personas del mismo sexo, incluida la pena de muerte por lapidación", ha señalado el coordinador del ASEAN SOGIE Caucus, Ryan Silverio.

Uno de los más prominentes activistas LGTB en Indonesia, Dede Oetomo, ha recalcado que si la ley sale finalmente adelante sería una gran violación de los Derechos Humanos a nivel internacional. "Es horrible. Bunéi está imitando a los estados árabes más conservadores", ha lamentado.

Contador

Para leer más