Activistas denuncian haber sido desnudadas en una comisaría tras ser detenidas durante una protesta en Argel

Gases llacrimóxenos y cañones d'agua pa echar a los miles de manifestantes nel centru d'Arxel
REUTERS / RAMZI BOUDINA
Publicado 15/04/2019 15:58:43CET

MADRID, 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Policía de Argelia detuvo el sábado y posteriormente desnudó a varias activistas en el interior de una comisaría de los alrededores de la capital, Argel, tal y como han denunciado las propias mujeres y varios partidos opositores del país.

Inès, una de las activistas detenidas, ha relatado que fue detenida en los alrededores de la Grande Poste cuando se dirigían a una de las movilizaciones contra el presidente interino, Abdelkader Bensalá.

"Empecé a grabar la escena. Un policía me quitó el teléfono y me subió en un vehículo junto a otras personas, además de insultarme", ha dicho, antes de detallar que fue trasladada a una comisaría en Baraka.

Así, ha dicho que un agente inspeccionó sus pertenencias y posteriormente una policía le trasladó a una sala en la que le pidió que se quitara toda la ropa. "Le pregunté que por qué (...) y me respondió que no le enseñara cómo hacer su trabajo", ha añadido.

Inès fue liberada junto al resto de detenidos --cuatro mujeres y seis hombres-- alrededor de ocho horas después de su detención en el centro de la ciudad--, según ha recogido el diario local 'Tout sur l'Algerie'.

Abdeluhab Fersaui, presidente de la organización Reagrupación, Acción y Juventud (RAJ), ha denunciado lo ocurrido y ha tildado las acciones policiales de "acto de intimidación". Las activistas pertenecen a esta organización y al izquierdista Movimiento Democrático y Social (MDS).

"Este tipo de medidas no deben ser tomadas contra activistas, sino contra personas que puedan ser peligrosas, delincuentes, traficantes de drogas o de otros productos prohibidos", ha denunciado. "Quieren humillar a nuestros militantes", ha apuntado.

Así, la RAJ ha criticado en un comunicado posterior los "comportamientos de otra época", mientras que varias personas han compartido sus condenas en la red social Twitter junto a fotografías de tropas coloniales francesas con detenidas desnudas.

LA LADDH DENUNCIA "TRATOS DEGRADANTES"

Por su parte, la Liga Argelina para la Defensa de los Derechos Humanos (LADDH) ha confirmado que los detenidos son miembros de la RAJ y el MDS y ha denunciado que fueron "víctimas de tratos degradantes y atentados contra su dignidad en una comisaría de Baraka".

"Estas militantes atestiguan que fueron forzadas a desnudarse ante policías vestidos de civil para ser sometidas a un registro corporal. Otros militantes han dicho que fueron agredidos durante su detención, causando a uno una herida en un ojo", ha agregado.

De esta forma, la organización ha expresado "toda su solidaridad" con las afectadas y ha denunciado "el retorno a la arbitrariedad, algo que, recordemos, ha sublevado al pueblo desde el 22 de febrero", en referencia a las movilizaciones que llevaron a la destitución de Abdelaziz Buteflika.

"Estas militantes y manifestantes pacíficas sólo han ejercido su derecho a la manifestación, su detención es arbitraria y contraria a las libertades públicas", ha dicho, al tiempo que ha reclamado a las autoridades la apertura de una investigación.

La LADDH ha solicitado además a las autoridades "que respeten el derecho a la manifestación pública y pacífica, se abstengan de toda utilización de la fuerza y garanticen la seguridad de las manifestaciones".

LAS MANIFESTACIONES CONTRA BENSALÁ

Bensalá fue nombrado el 9 de marzo como presidente interino tras la dimisión de Buteflika y, a continuación, anunció la convocatoria de elecciones para el 4 de julio, dentro del periodo de 90 días que contempla la Constitución.

Esta vía ha sido respaldada por el Ejército del país, cuyo jefe, Gaid Salá, abogó por activar el artículo que permitía inhabilitar a Buteflika por motivos de salud tras las masivas manifestaciones contra él y el círculo de poder argelino.

Sin embargo, estas medidas han sido igualmente rechazadas por gran parte de la población, que ha mantenido las manifestaciones para protestar contra lo que consideran un cambio de caras en la Presidencia, sin que se afecte al 'establishment' que controla el país africano.

Los organizadores han insistido en los últimos días en mantener el carácter pacífico de las protestas, a pesar de que tras la designación de Bensalá se produjeron numerosas cargas policiales que se saldaron con heridos y detenidos.

El propio Salá reiteró el 10 de marzo su compromiso con los manifestantes y les pidió "paciencia" ante el periodo de transición que se ha iniciado en el país, al tiempo que dio a entender que Buteflika o varias decenas de empresarios detenidos en las últimas semanas podrían ser juzgados.

Contador

Para leer más