Actualizado 03/07/2007 23:28 CET

Afganistán.- La Conferencia Internacional sobre Afganistán decide destinar 360 millones de dólares al ámbito judicial

Ban Ki Moon dice que víctimas civiles en Afganistán "no son aceptables" aun en caso de ser escudos humanos

ROMA, 3 Jul. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno) -

Los participantes en la Conferencia Internacional desarrollada entre ayer y hoy en Roma sobre el estado de derecho en Afganistán han decidido destinar un total de 360 millones de dólares para impulsar el desarrollo de la Justicia en el país asiático, según anunció el ministro de Exteriores de Italia, Massimo D'Alema, al término del evento.

En la cumbre también participaron el mismo presidente afgano, Hamid Karzai; el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon; el primer ministro italiano, Romano Prodi, y el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, además de 27 delegaciones distintas de países y organizaciones internacionales, entre los que se encuentran la Comisión Europea y el Banco Mundial, así como España, Italia, Francia, China, Estados Unidos, Reino Unido, Irán, Arabia Saudí, Rusia y Japón, entre otros.

En el marco de la rueda de prensa celebrada tras el evento, D'Alema consideró que este importante compromiso financiero ejemplifica el "éxito" de la conferencia, cuyo objetivo era analizar y concretar medidas concretas para lograr el desarrollo de las instituciones democráticas afganas, como punto de inflexión para lograr la estabilidad del país en todos los sentidos.

El titular italiano de Exteriores admitió la necesidad de que las fuerzas de la OTAN permanezcan en Afganistán, dado que "los ataques terroristas se oponen a la seguridad" que necesita el país para estabilizar su situación y desarrollar las instituciones democráticas.

No obstante, matizó que además de buscar el "aislamiento de los terroristas", se debe "consolidar el consenso entre los afganos" hacia el restablecimiento de la democracia, "y eso no se consigue con la fuerza de las armas". Buscar la estabilidad "exclusivamente" a través de la fuerza militar "sería equivocado", concluyó.

Según D'Alema, el logro de esta Conferencia Internacional consiste precisamente en el acuerdo de impulsar un "mix indispensable" entre la acción militar y el desarrollo de las instituciones fundamentales de una democracia.

Por su parte, Ban Ki Moon urgió a todas las partes implicadas a "hablar con una sola voz sobre el estado de derecho, la paz y la seguridad en Afganistan", además de considerar que las palabras deben ir acompañadas de "apoyo financiero, comprensión y sobre todo, paciencia", ya que "construir las instituciones nacionales requiere tiempo".

En relación con las víctimas civiles, señaló que "cada víctima civil, ya sea accidental o no, refuerza a nuestros enemigos y mina nuestros esfuerzos".

ONU: NO ACEPTABLES VÍCTIMAS CIVILES

En este sentido, se mostró "muy preocupado ante el aumento de víctimas civiles" en Afganistán, remarcando que "no son aceptables" y que, por este motivo, la OTAN debe poner los medios para evitarlas, también en el caso de que sean utilizadas como escudos humanos.

El máximo dirigente de la ONU reiteró su reclamo para que cese el aumento de las muertes entre la población civil en diversas ocasiones, emplazando a las fuerzas militares de la OTAN a adoptar todas las medidas necesarias para evitarlas a toda costa y aunque a veces sea "difícil", admitió, dado que los terroristas las utilizan como escudos humanos.

Por su parte, Karzai remarcó que las fuerzas internacionales deben hacer todo lo posible para "reducir al máximo las víctimas civiles". No obstante, reconoció el papel que juega la OTAN para "erradicar el terrorismo" en Afganistán, y que "no es sólo un problema para nosotros", sino que repercute sobre toda la comunidad internacional.

Preguntado sobre si el país está avanzando o, al contrario, retrocediento, Karzai respondió que "la batalla se ganó hace cinco años", cuando en "sólo un mes y medio" se consiguió derrotar a los talibanes. Desde entonces, muchos refugiados han retornado a Afganistán y los ciudadanos han accedido al ejercicio de los derechos democráticos, entre otros progresos, recordó.

Aun con todo, Karzai destacó que "el pueblo afgano quiere el fin de la impunidad y de los abusos por parte de la autoridad", al tiempo que reivindicó el "derecho a la vida" de todas los civiles afganos, que cotidianamente corren el riesgo de morir, ya sea debido a "atentados terroristas como en las operaciones de la OTAN".

OTAN LAMENTA VÍCTIMAS CIVILES

Por su parte, el secretario general de la OTAN también manifestó su rechazo a las muertes de inocentes, recalcando no obstante que "ningún soldado de la OTAN o de la coalición matará nunca de modo intencionado a civiles".

Scheffer hizo estas declaraciones a la prensa después de entrevistrarse con el primer ministro italiano, Romano Prodi. Éste no fue el único encuentro bilateral que tuvo lugar en el marco de la conferencia, sino que también fue ocasión para numerosas reuniones personales entre los líderes asistentes.