Actualizado 01/10/2022 21:05

De Afganistán a Somalia: la experiencia de Omid Fazel, uno de los trabajadores humanitarios que dedican su vida a UNICEF

Archivo - Un niño de diez años carga un bidón de agua en un campamento de desplazdos internos en Dollow, Somalia
Archivo - Un niño de diez años carga un bidón de agua en un campamento de desplazdos internos en Dollow, Somalia - UNICEF/OMID FAZEL - Archivo

Sigue en directo las últimas noticias sobre la guerra en Ucrania

Últimas noticias sobre la guerra que enfrenta a Rusia y Ucrania

MADRID, 19 Ago. (Por Omid Fazel, trabajador humanitario de UNICEF) -

Estaba caminando por el pasillo del hospital de Benadir, Mogadiscio, cuando conocí a Ibrahim. Los médicos estaban tratando de sacarle sangre, para poder encontrar el grupo sanguíneo adecuado de cara a hacerle una transfusión. Ibrahim estaba encima de una mesa, dos enfermeras estaban cerca de él, tratando de insertar una aguja en la vena del pequeño.

Cuando ves un cuerpo como el suyo hasta te cambia la vida. La forma y el tamaño de su cuerpo me recordaban a mis hijos. Todos somos humanos y es intolerable ver a un niño sufrir frente a nuestros ojos sin poder hacer nada.

Los niños verdaderamente sufren en este país. Ese momento fue inolvidable para mí. La forma en que su abuela lo llevaba. Apenas podía tolerar mirarle.

En mi casa de Afganistán tengo una niña de diez meses. Su nombre es Roqia. Si mi hija llegara a estar así, ¿cómo me sentiría? Definitivamente gastaría lo que tuviera para salvarla, pero el padre de Ibrahim ingresa un dólar por día.

Le pregunté a la mujer que lo cuidaba si era su madre. En realidad, era su abuela. Su madre no podía amamantarlo y estaba en casa cuidando de otro niño. El padre de Ibrahim es un obrero que trabaja cada día. A veces gana uno o dos dólares, a veces regresa a casa con las manos vacías.

Una historia desgarradora, pero lamentablemente no la única. Hay tantas vidas rotas como la de Marwo, a quien encontré en la sala de recuperación del hospital. En su rostro era posible ver que había estado recibiendo tratamiento a través de un tubo para la desnutrición aguda severa.

Había de diez a veinte niños más y madres sentadas en todas partes. No había suficientes camas en el hospital. A veces había dos niños en una cama individual y es que en el hospital dijeron que el número de casos se había disparado de forma repentina.

Aún así, Marwo se sentía mucho mejor. El tratamiento fue un proceso largo. Su madre dijo que pasó mucho tiempo en el hospital. Ahora había aumentado de peso y estaba casi lista para ser dada de alta.

Era una habitación donde las madres estaban muy felices. Se podía ver alegría y felicidad en sus rostros y en sus conversaciones. Todos los niños estaban cerca del alta. No podía entender el idioma, pero por su conversación y lenguaje corporal pude ver lo felices que eran. Hasta mostraron las caras de sus hijos para que pudiera retratarles con mi cámara.

La visita al hospital cambió mi forma de pensar. Cuando volví al coche, ya era una persona diferente, no la que había llegado por la mañana. Vi cosas que nunca había visto. Los niños y las familias de Somalia están en una situación desesperada y realmente necesitan nuestra ayuda.

Quiero hacer el mejor trabajo que pueda hacer. Mi cámara es el único medio que tengo en mis manos para intentar mejorar su vida, reflejando sus problemas y situaciones. Cuando regresé al alojamiento, no pude volver a mi vida normal. Una vez en mi habitación, preparé una taza de té y pensé en esos niños.

Absorto, la bebida se enfrió. Nada volvió a ser igual.

DOLLOW, CAMPAMENTO DE KAHAREY PARA DESPLAZADOS INTERNOS

Antes de aterrizar en el aeropuerto de Dollow, tomé algunas fotos desde el avión. La tierra estaba muy seca. Se podía ver el impacto de la sequía. Me preguntaba cómo era posible que la gente viviera allí: sin árboles, sin edificios, bajo el sol.

Cuando llegamos al campamento del mismo nombre, bajé de mi coche y el clima me golpeó. Hacía tanto calor que era difícil de soportar. Hacía 32 grados. Incluso durante el disparo, mi cámara se sobrecalentó y tuve que apagarla durante un tiempo.

La gente en el campamento no tiene nada. No tienen nada en qué sentarse: ni una almohada, ni una alfombra. No hay platos. Donde trabajé en Afganistán, en los campamentos al menos tenían una almohada, un colchón, sus necesidades básicas estaban satisfechas.

Pero cuando entré en el campamento de Dollow, literalmente no había nada en absoluto. La gente tenía que recorrer un largo camino para encontrar agua. Las tiendas de campaña en las que se alojaban están hechas de mantas, lonas, trozos de tela y plástico, sujetas a una estructura con palos. Más personas llegaron mientras estaba allí y comenzaron a construir estos mismos refugios.

Parece que los donantes se centran en algunos países y se olvidan totalmente de otros, que también sufren una emergencia. Debe haber una respuesta colectiva en cuanto que la necesidad es enorme, realmente enorme.

Tenemos que apoyar a Ucrania, por supuesto, pero no debemos olvidar otros millones de niños, niñas y mujeres que también necesitan nuestro apoyo.

Veo por mi trabajo en Afganistán y ahora en Somalia que siempre son ellos los que más sufren; son mujeres y niños que están buscando agua para sus familias y para ello transportan bidones, a veces, incluso descalzos. Son muy pesados. Algunas de las mujeres estaban embarazadas.

Personalmente, sé lo difícil que es llevar un bidón lleno de agua porque cuando era niño solía ir a buscar agua para mi familia durante las sequías.

Mientras caminaba por el campamento y me cubría la cara con una toalla debido al calor, un niño me seguía. Le pregunté al traductor qué estaba diciendo y me pidió que fuera a ver su casa. "De acuerdo, vamos", le dije. Se llamaba Issack. Tenía 12 años. Estaba descalzo en el suelo, bajo el sol. Apenas tenía ropa, pero caminó con fuerza por el campamento.

"Dame una pose", le dije, y se apoyó contra la pared de su casa con una sonrisa.

Allí también encontré a Zeynab y a su esposo, quienes habían perdido a tres de sus ocho hijos a causa del hambre y la enfermedad. Zeynab me dijo llorando que el momento más triste de su vida fue cuando perdió a su hija menor. Tenía dos años y tenía desnutrición aguda severa, además de cólera.

¿Cómo sigues adelante después de una tragedia así?, me pregunté. Su hijo menor ahora también tiene desnutrición. Está muy débil y tiene diarrea.

Cuando salí del campamento, me quedé dormido en el vuelo de regreso a Mogadiscio. Estaba muy cansado y desanimado. Cuando llegué al complejo donde nos alojábamos, lloré.

Por lo general, me duermo alrededor de las 10 o 10.30 de la noche, pero después de volcar las fotos y los vídeos, no pude conciliar el sueño. Cuando cerraba los ojos es como si estuviera de vuelta en el campamento, con los niños y sus familias.

Más información