AI denuncia las "espantosas condiciones" de los refugiados que llegan a Lesbos

Actualizado 24/08/2015 21:26:39 CET
Refugiados afganos desembarcan en Lesbos
ALKIS KONSTANTINIDIS / REUTER

La falta de instalaciones y de coordinación dejan a los recién llegados a su suerte

MADRID, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional (AI) ha denunciado este lunes las "espantosas condiciones" en las que se encuentran los cientos de refugiados e inmigrantes que llegan a la isla griega de Lesbos por la falta de instalaciones y la escasa coordinación de las autoridades.

Un equipo de investigación de la ONG ha visitado la isla hasta donde, según la Policía griega, han llegado más de 33.000 refugiados e inmigrantes solo desde el 1 de agosto. Esta isla ha recibido en lo que va de año unas 93.000 llegadas, más de siete veces más las 12.187 que registró en 2014.

En total, según datos de ACNUR, Grecia ha recibido ya más de 160.000 refugiados e inmigrantes, en comparación con los 45.400 del año pasado. El 90 por ciento de los llegados huyen de los conflictos en Siria, Afganistán e Irak, según la agencia de la ONU.

Las autoridades locales, sobrecargadas y con pocos recursos, no son capaces de atender este flujo y deben recurrir a voluntarios locales, activistas de ONG, a ACNUR e incluso a turistas, ha resaltado Amnistía en un comunicado.

"La ardua odisea a la que se enfrentan las personas que huyen del conflicto no acaba en las costas de Grecia. Obligados a caminar largas distancias en medio del calor y a permanecer en sórdidos campamentos o a la intemperie, los refugiados y solicitantes de asilo ven pocas alternativas salvo seguir su viaje, contribuyendo al desastre que hemos visto en la frontera con Macedonia en los últimos días", ha lamentado Gauri van Gulik, subdirector para Europa y Asia Central de AI.

"Esta no es solo una tragedia griega, sino una crisis a escala europea. Se está desarrollando delante de los ojos de líderes europeos cortos de vista que priorizan asegurar las fronteras sobre ayudar a los supervivientes de conflictos", ha lamentado.

"El mundo está siendo testigo de la peor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial. Lo que necesitan las fronteras de Europa no son vallas sino puntos de entrada seguros para refugiados e instalaciones para recibirles con dignidad", ha añadido Van Gulik.

CONDICIONES INSALUBRES

El equipo de AI ha constatado condiciones insalubres y superpoblación en el centro de detención para inmigrantes de Moria, en Lesbos, incluidos aseos inundados, falta de sábanas y mandas, colchones viejos y camas rotas. En su defensa, la Policía de Lesbos asegura carecer de fondos para mejorar las condiciones.

Los que esperan fuera del centro a que haya hueco lo hacen en tiendas de campaña o soportando 35 grados de temperatura sin ningún tipo de cobijo, según Amnistía.

En el caso de los refugiados sirios que llegan a la isla, se les envía a Kara Tepe, un campamento improvisado creado por el alcalde en un aparcamiento y que, aunque estaba pensado para unas 500 personas, alberga ya a más de 1.500. Aquí esperan uno o dos días a recibir documentos que les permiten continuar su viaje hacia Atenas.

En Kara Tepe no hay tiendas de campaña suficientes, letrinas o duchas. La comida la distribuyen la Policía y las ONG con poca coordinación con las autoridades griegas, mientras que Médicos Sin Fronteras (MSF) se encarga de retirar la basura y de limpiar y mantener los aseos y las duchas.

CAMINAR 70 KILÓMETROS

Dado que solo hay cuatro autobuses disponibles para transportar a los cientos de personas que llegan cada día, muchos se ven obligados a caminar los 70 kilómetros que hay desde las costas del norte hasta el centro de recepción en la capital, Mytilene.

El equipo de AI ha sido testigo de como más de 100 personas, en su mayoría refugiados sirios y afganos entre los que había familias con niños pequeños y ancianos, caminaban hasta el borde de la extenuación en temperaturas por encima de los 35 grados. "A falta de ayuda de las autoridades, los residentes, los turistas y los activistas les dieron agua y alimentos", ha subrayado.

Una vez en Mytilene, deben esperar para ser registrados por los guardacostas. Aquí, Amnistía ha sido testigo de colas de unas 200 personas esperando bajo un intenso calor. Además, según la ONG, no hay intérpretes que ayuden a los guardacostas a procesar las llegadas ni suficientes médicos voluntarios para examinarlos salvo los casos más urgentes.

Miembros de los guardacostas han explicado a Amnistía que solo hay diez personas para registrar a los cientos de refugiados que llegan cada día, aunque reciben apoyo de ONG que ofrecen información y asistencia médica.

PLAN DE EMERGENCIA

Así las cosas, Amnistía Internacional ha reclamado a las autoridades griegas, "con apoyo financiero y logístico urgente de la UE", que establezcan una "respuesta de emergencia para gestionar la crisis en Lesbos y otras islas griegas".

En concreto, ha solicitado que se abra el nuevo Centro de Primera Recepción en Moria y que se despliegue más personal de Policía, guardacostas e intérpretes para afrontar las nuevas llegadas. Asimismo, ha reclamado más autobuses para transportar a los llegados a Mytilene, Moria y Kara Tepe.

Igualmente, es necesario mejorar las condiciones tanto en los campamentos informales como en el puerto ofreciendo atención sanitaria, cobijo, agua y más letrinas y duchas, así como la creación de nuevos centros de recepción en el norte, donde se están produciendo la mayoría de las llegadas.

"La crisis económica y de refugiados están convergiendo en Lesbos y las otras islas del Egeo, con los refugiados e inmigrantes pagando el precio", ha lamentado Gauri van Gulik.

Para el responsable de AI, Grecia necesita, además de los fondos europeos anunciados, "apoyo operacional" para poder emplearlos. "Lo que es más importante, Europa tiene que aliviar la presión sobre Grecia a largo plazo, ofreciendo duras más seguras y legales hacia Europa para los que necesitan protección", ha defendido.

"Mientras no lo haga, Europa es directamente responsable de lo que está ocurriendo en Lesbos y otros puntos del frente de la crisis de refugiados", ha remachado Van Guliz.

Para leer más