Alemania.-Hoy se reinaugura la mayor sinagoga de Alemania con la apariencia que tenía antes de la Segunda Guerra Mundial

Actualizado 31/08/2007 10:35:12 CET

BERLÍN, 31 Ago. (EP/AP) -

Más de seis décadas después del final del Tercer Reich, la sinagoga de Rykestrasse, el mayor templo judío de Alemania y un punto de referencia tanto histórico como arquitectónico, reabrirá sus puertas hoy después de un año de trabajos de restauración para conseguir recuperar la apariencia que tenía antes de la Segunda Guerra Mundial.

En contraste con el modesto exterior de ladrillo rojo de la sinagoga, construida en 1904, el interior estaba ricamente adornado pero se dejó deteriorar durante décadas por el Gobierno comunista que dominaba esa parte de Berlín, ya que no concedían fondos para la restauración de lugares religiosos.

El templo fue pasto de las llamas durante la 'Kristallnacht', o 'Noche de los Cristales Rotos', cuando los nazis atacaron las sinagogas y los negocios pertenecientes a judíos el 9 de noviembre de 1938, aunque gracias a la población, el fuego pudo ser apagado rápidamente.

Las fuentes difieren en el uso que se le dio más tarde al edificio, algunos creen que fue usado como establo por los nazis, mientras que otros insisten en que se utilizó como tienda de textiles aunque sí coinciden en que fue reinaugurada en 1953. La arquitecta a cargo de la restauración, Ruth Golan, comentó que tanto ella como su compañero, Kay Zareh, intentaron restaurar la apariencia original estudiando las fotografías de la primera inauguración.

Hoy en día, Berlín posee la mayor comunidad judía de toda Alemania, con unos 12.000 miembros registrados y ocho sinagogas. Según el Consejo Central de Judíos de Alemania, se estima que ahora viven en el país cerca de 250.000 judíos de los que solamente hay unos 110.000 de ellos registrados en las comunidades religiosas, aunque aún se encuentra lejos de los 560.000 hebreos que convivían allí antes de la época de Hitler.

Todas las instituciones hebreas, incluso las tiendas de libros o de alimentos 'kosher', tienen policías cerca las 24 horas del día y protecciones o barreras de metal para prevenir ataques. La sinagoga por su lado tiene una comisaría de Policía en su interior para evitar el vandalismo o cosas peores, según el Gobierno.