Aoun subraya que Líbano "rechaza absolutamente" el asentamiento indefinido de refugiados y desplazados

El presidente de Líbano, Michel Aoun, ante la Asamblea General de la ONU
REUTERS / CARLO ALLEGRI
Publicado 26/09/2018 18:21:39CET

MADRID, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Líbano, Michel Aoun, ha subrayado este miércoles que su país "rechaza absolutamente" la posibilidad de que los refugiados palestinos y sirios que residen actualmente en su territorio se queden de forma indefinida, por lo que ha defendido "el derecho a un retorno digno, seguro y sostenible" a sus países.

El mandatario libanés ha aprovechado su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas para destacar que Líbano "intentó, dentro de lo posible, garantizar las condiciones de una vida digna y decente a los desplazados" a causa del conflicto en el país vecino.

"Desde un punto de vista de seguridad hubo un incremento del 30 por ciento de la tasa de criminalidad, económicamente aumentó el desempleo hasta el 21 por ciento, demográficamente se aumentó la densidad de población de 400 a 600 personas por kilómetro cuadrado, lo que se suma a nuestros recursos limitados y la limitada asistencia internacional", ha enumerado.

Así, ha destacado que "los sirios que han buscado refugio en Líbano no son refugiados políticos, excepto unos pocos, ya que la mayoría de ellos son desplazados por la situación de seguridad en el país".

Aoun ha presentado un mapa de progresión del número de refugiados que acoge el país y ha señalado que "la evolución ha pasado de 25.000 en 2012 a más de un millón en 2014", antes de resaltar que la ONU "dejó de contar los desplazados en 2014".

El presidente libanés ha criticado además que "las posturas políticas internacionales en Oriente Próximo carecen de justicia y usan doble rasero", antes de destacar que "la causa palestina es el mejor reflejo de esto".

"La ausencia de justicia a la hora de hacerle frente ha desencadenado muchas guerras en Oriente Próximo y ha creado una resistencia que sólo terminará eliminando la opresión y estableciendo la justicia", ha dicho.

En este sentido, ha subrayado que "en muchas ocasiones, el Consejo de Seguridad (de la ONU) fracasó a la hora de adoptar una resolución justa, y en ocasiones definitoria, para algunas personas, debido al derecho de veto o porque algunos estados se abstuvieron a la hora de aplicar las resoluciones que no les gustaban".

"La resolución 425 de 1978 del Consejo de Seguridad, que pedía a Israel que retirara a sus fuerzas inmediatamente de todo el territorio libanés sólo fue aplicada 22 años después, bajo presión de la resistencia del pueblo libanés", ha recordado.

"En contraste, vemos que la resolución 181 de 1947 de la Asamblea General, que estipulaba la división de Palestina, tomó un carácter vinculante pese a no tenerlo y fue ejecutada inmediatamente, mientras que la resolución 194, adoptada por la Asamblea General en 1948 y que pide el retorno de los refugiados palestinos a su casa lo antes posible sigue siendo tinta en el papel desde hace 70 años", ha lamentado.

Aoun ha argüido que "el derecho a veto o el derecho a la objeción, que indudablemente tiene muchas consideraciones y fundamentos en su origen, ha tenido consecuencias que han afectado de forma adversa a muchos países y pueblos".

Por ello, ha pedido "un proyecto de reforma que considere la ampliación del Consejo de Seguridad, el incremento del número de estados miembro y la adopción de un sistema más transparente, democrático y equilibrado".

Por último, ha destacado los avances de las fuerzas de seguridad libanesas en materia antiterrorista y ha dicho que "se han eliminado las aglomeraciones de terroristas en las zonas este y norte, así como desarticulado las células durmientes".

"Nuestro mundo sufre hoy una crisis de extremismo y fanatismo, que se manifiesta en el rechazo al 'otro' diferente, el rechazo de su cultura, religión, color y civilización", ha remachado.