Publicado 12/08/2021 14:57CET

Aplazada la sesión parlamentaria en Líbano sobre un proyecto que afectaría a la pesquisa sobre la explosión en Beirut

Archivo - Daños causados por las explosiones en el puerto de la capital de Líbano, Beirut
Archivo - Daños causados por las explosiones en el puerto de la capital de Líbano, Beirut - Marwan Naamani/dpa - Archivo

MADRID, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Parlamento de Líbano ha aplazado este jueves por falta de quórum una sesión destinada a sopesar un controvertido proyecto que podría interferir en las investigaciones sobre la explosión del 4 de agosto en 2020, que se saldó con más de 200 muertos y enormes daños materiales.

El secretario general del Parlamento, Adnan Daher, ha confirmado el aplazamiento sin fecha de la sesión debido a que un número insuficiente de parlamentarios se han presentado al hemiciclo, después de que varios partidos anunciaran que boicotearían la sesión.

El Movimiento Patriótico Libre (FPM), las Fuerzas Libanesas, el Partido Socialista Progresista (PSP) y varios parlamentarios del bloque armenio e independientes han boicoteado la sesión, en medio de las protestas en la capital contra el proyecto.

La sesión había sido convocada para examinar la posibilidad de que tres parlamentarios --entre ellos el primer ministro en funciones, Hasán Diab-- cuya comparecencia ha reclamado el juez a cargo de las investigaciones, Tarek Bitar, sean enviados ante una comisión parlamentaria que investigue el suceso.

En total, 39 parlamentarios, mayoritariamente miembros del partido-milicia chií Hezbolá y del también chií AMAL, han acudido al edificio, cifra muy inferior a los 59 necesarios para que hubiera quórum, según ha recogido el diario libanés 'L'Orient le Jour'.

El líder de Hezbolá, Hasán Nasralá, recalcó la semana pasada que las investigaciones de Bitar "están politizadas", antes de reclamar al aparato judicial que "publique los resultados de la investigación técnica". Asimismo, dijo que el juez tuvo un sesgo a la hora de emitir las citaciones a declarar.

Asimismo, resaltó que las investigaciones han determinado que "no había armas ni municiones en el puerto", tras las acusaciones iniciales contra el grupo por la posibilidad de que esto hubiera sido la causa de la explosión, que devastó el puerto, principal punto de importación y exportación del país.

El malestar ha ido al alza durante los últimos meses debido al bloqueo de las investigaciones y los retrasos en la retirada de la inmunidad de los exministros y parlamentarios a los que el juez Bitar ha citado a declarar en el marco de las pesquisas.

Las explosiones tuvieron lugar en un momento en el que Líbano atraviesa una grave crisis económica y desencadenaron una nueva oleada de protestas que se saldó con la dimisión del primer ministro, Hasán Diab, quien sigue en funciones ante la falta de un acuerdo sobre un nuevo Gobierno.

Para leer más