Publicado 07/12/2019 09:15CET

La apuesta de Abiy por un partido unificado genera división en Etiopía

El primer ministro, Abiy Ahmed, y los líderes del resto de formaciones que integrarán el nuevo Partido de la Prosperidad
El primer ministro, Abiy Ahmed, y los líderes del resto de formaciones que integrarán el nuevo Partido de la Prosperidad - TWITTER ABIY AHMED

Al previsible rechazo del TPLF se han sumado las críticas del ministro de Defensa, un aliado clave del primer ministro

MADRID, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, ha hecho de la reconciliación en el país, donde la etnia juega un papel determinante en las vidas de los ciudadanos, una de sus principales apuestas, algo que le ha valido ser galardonado con el Nobel de la Paz. En línea con este esfuerzo, ha apostado por la creación de un partido unitario que aglutine a las formaciones que integran la coalición gobernante.

El nuevo Partido de la Prosperidad, como ha sido bautizado, ha dado los primeros pasos para su lanzamiento, con las elecciones previstas para 2020 como principal objetivo. Y aunque la decisión de unificar fuerzas bajo unas mismas siglas ya se sabía que generaría divergencias, Abiy se ha topado con algunos obstáculos imprevistos.

El pasado 21 de noviembre, el consejo del Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (EPRDF), la coalición que desde hace más de tres décadas gobierna el país, aprobó la creación del nuevo Partido de la Prosperidad.

La decisión fue refrendada por los representantes del Partido Democrático Amhara (ADP), el Partido Democrático Oromo (ODP) y el Movimiento Democrático Popular de los Pueblos del Sur (SEPDM)--, mientras que los representantes del Frente para la Liberación del Pueblo Tigray (TPLF), que lideró la coalición hasta la llegada de Abiy, un oromo, al poder en abril de 2018, no la respaldaron.

Desde entonces, el paso ha sido refrendado por las ejecutivas de los partidos así como de las otras formaciones que hasta ahora apoyaban al EPRDF pero no tenían derecho de voto y que gobiernan en otros estados del país y ya se han iniciado los trámites ante la Junta Nacional Electoral para su reconocimiento y para la anulación de los ocho partidos que lo componen.

Pese a que el procedimiento sigue su curso, "manteniendo la legalidad y el debido proceso" en palabras de Abiy, al primer ministro le ha salido un detractor inesperado que ha enrarecido el ambiente: el ministro de Defensa, Lemma Megersa, considerado hasta ahora uno de los principales aliados del mandatario.

FRACTURA EN LAS FILAS OROMO

Lemma, que en 2018 renunció al cargo de presidente del ODP y allanó el camino a Abiy para liderar el partido y en último término convertirse en el primer oromo jefe de Gobierno, ha asegurado que no comparte la unificación de los partidos y la filosofía 'Medemer' que promueve el primer ministro.

"Me he opuesto a la idea de unificar los partidos políticos desde el principio", aseguró Lemma en una entrevista a Voice of America. Según el ministro de Defensa, ha trasladado su postura repetidamente tanto en el seno del ODP, que gobierna la región de Oromía, como en el comité ejecutivo del EPRDF.

"Creo que la idea de la fusión era equivocada. Si existe la necesidad, no debería hacerse de forma apresurada", sostuvo el político oromo, que cree que "no es el momento adecuado para que los partidos políticos regionales se fusionen".

"No es momento de experimentar con algo nuevo o hacer pruebas. Tenemos muchos problemas en el país. No hay paz y estabilidad. Tenemos problemas económicos y un creciente coste de la vida", abundó Lemma en su crítica, recordando que además Etiopía celebrará elecciones "en unos meses". "Deberíamos trabajar en estas cuestiones primero antes de iniciar otras", recalcó.

"El primer ministro Abiy está en serios problemas. Ha sido abandonado por Lemma, su pilar de apoyo oromo más importante", ha valorado Rashid Abdi, experto en el Cuerno de África, que apunta a que será "interesante" ver cómo se reconfiguran los políticos oromo.

En opinión de este experto, la "mayor amenaza" para el ministro de Defensa no es Abiy sino Jawar Mohamed, un activista y empresario oromo al que se considera como uno de los principales desencadenantes de la llegada del primer ministro al poder pero que en los últimos meses se ha distanciado e incluso ha anunciado que se presentará como candidato en 2020.

Jawar, con su red de medios, fue uno de los principales promotores de las protestas oromo que terminaron por forzar la dimisión del primer ministro, Desalegn Hailemariam, en febrero de 2018 y el ascenso de Abiy. Sin embargo, en las últimas semanas ha sido objeto de críticas por parte del jefe de Gobierno y un supuesto intento de arresto generó una violenta reacción de sus partidarios, que se saldó con decenas de muertos.

RECHAZO DE LOS TIGRAY

La postura expresada por Lemma coincide en algunos aspectos con la mantenida por el TPLF que, desde que la idea de crear un partido unificado cobró fuerza, manifestó su rotundo rechazo. Su líder, Debretsion Geberemichal, ha denunciado que la unificación supone "desmantelar el EPRDF" y "debilita el sistema federal", además de privar a la población de su derecho a "la autoadministración".

Según el líder del TPLF, durante la reunión del consejo del EPRDF su partido "insistió en que se discutieran las cuestiones actuales, incluidas las amenazas a la paz y la seguridad, el alto coste de la vida y las próximas elecciones nacionales" en lugar de la unificación, pero no fue escuchado.

En un reciente encuentro con periodistas para explicar la postura del partido, Debretsion sostuvo que "como entidades legales, los partidos miembros del EPRDF no pueden ser disueltos por ningún partido".

"Es imposible disolver partidos nacionales y formar un partido unificado solo en una reunión", incidió, aclarando que el TPLF solo puede disolverse por decisión propia. Así, avanzó que el TPLF celebrará próximamente un congreso en el que tomará una decisión al respecto, si bien la ejecutiva del partido ya ha manifestado su rechazo a la fusión e incluso ha sostenido que sean los propios ciudadanos los que decidan.

EL TPLF BUSCA ALIADOS

Mientras esto ocurre el partido, que representa a la etnia tigray y que dirigió los designios del país donde oromo y amhara son mayoría, parece haber iniciado otros esfuerzos para lastrar la apuesta de Abiy. Este martes, organizó en Mekelle, la capital de Tigray, el 'Foro nacional para rescatar la Constitución y el sistema federal multiétnico'.

"Estamos en un momento en el que la Constitución está siendo violada abiertamente, la falta de paz y seguridad de sus ciudadanos está aumentando, el desplazamiento interno y la destrucción de propiedades de los ciudadanos se han vuelto frecuentes", denunció Debretsion en el acto, al que aseguró que no habían podido acudir todos los que quisieron hacerlo por "presiones".

En el foro, según la información recabada por el portal de noticias Borkena, participaron representantes de 50 partidos nacionales y étnicos así como 700 intelectuales, ancianos, líderes tradicionales y religiosos.

El objetivo era aglutinar a las "fuerzas federalistas" contrarias al partido unificado y para ello, según este medio, el TPLF habría incluso tendido puentes a organizaciones a las que anteriormente reprimió como el Frente de Liberación Nacional de Ogadén (ONLF), considerado como terrorista por el anterior gobierno y perseguido, si bien Abiy ha sellado ahora un acuerdo de paz y permitido el retorno de sus líderes.

Entretanto, Abiy parece seguir inmutable con sus planes y firmó el 1 de diciembre el documento de la unificación del partido con los líderes de las otras siete formaciones integrantes. "Construir una cultura democrática a nivel nacional es un viaje arduo y largo que requiere amplios esfuerzos", ha reconocido en un mensaje en su Twitter.

"La democracia engendra una cultura cívica. Cuando trabajamos en la construcción de instituciones y en el consenso nacional, estamos realizando la mitad del viaje hacia la construcción de una cultura democrática", ha defendido.

Para leer más