El 'Aquarius' abandona Malta pero no volverá al Mediterráneo hasta solucionar la retirada de su bandera

Llegada del Aquarius al puerto de La Valeta
REUTERS / DARRIN ZAMMIT LUPI
Actualizado 16/08/2018 16:48:41 CET

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

El barco de rescate 'Aquarius', gestionado por las ONG SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras (MSF), ha abandonado este jueves el puerto de la capital de Malta, La Valeta, un día después de desembarcar a 141 inmigrantes y refugiados que habían sido rescatados en el Mediterráneo el pasado 10 de agosto. El buque ha puesto rumbo a Marsella con el fin de "clarificar rápidamente" la situación política y administrativa relacionada con su pabellón en Gibraltar, territorio del que tiene bandera.

Las autoridades de Gibraltar anunciaron el pasado lunes que a partir de día 20 de agosto retirará los permisos que permiten al 'Aquarius' navegar con pabellón gibraltareño, alegando que se había registrado formalmente como barco de investigación y no como un buque de rescate.

A través de un mensaje publicado en su cuenta de Twitter, la ONG SOS Mediterranée --que gestiona el barco junto con Médicos Sin Fronteras-- ha recalcado que la intención y "obligación" del buque de salvamento es regresar a la zona de rescate.

El barco, con 141 inmigrantes y refugiados rescatados en aguas del Mediterráneo, atracó en Malta gracias a un acuerdo en el que también estaban implicados inicialmente España, Francia, Luxemburgo, Portugal y Alemania, que se han comprometido a repartirse los migrantes. Fuentes del Ministerio del Interior italiano han confirmado al diario 'La Repubblica' que también Italia participará en esta iniciativa.

"Aplaudimos el papel de las autoridades maltesas para proporcionar un puerto seguro donde desembarcar. Estos esfuerzos deben mantenerse para poner en marcha un modelo de búsqueda y salvamento viable frente a la actual crisis humanitaria", ha publicado en Twitter SOS Mediterranée.

Al menos 1.524 personas han perdido la vida este año en el Mediterráneo intentando llegar a las costas del sur de Europa, según datos de la Organización Internacional para las Migraciones. De ellas, al menos 1.111 han perecido intentando alcanzar Italia, mientras que el número de víctimas en la ruta española ya supera las 300.