Arqueólogos descubren en Grecia los restos de la antigua ciudad de Tenea

Vista aérea de las excavaciones de la antigua ciudad de Tenea, en Grecia
REUTERS / HANDOUT .
Actualizado 13/11/2018 19:42:01 CET

ATENAS, 13 Nov. (Reuters/EP) -

Arqueólogos griegos han descubierto una joyería, decenas de monedas y los restos de un asentamiento habitacional que reafirma la ubicación de la antigua ciudad de Tenea, que se cree que fue fundada por supervivientes de la Guerra de Troya en el siglo XII ó XIII antes de Cristo.

Las excavaciones cerca de la aldea de Chiliomodi, en la región del Peloponeso (sur), revelan la presencia de la acaudalada ciudad de Tenea, según ha manifestado el Ministerio de Cultura del país europeo en un comunicado.

Hasta ahora, la localización de Tenea ha estado fundamentada principalmente en referencias históricas, según el Ministerio, que ha recalcado que el hallazgo es una prueba de que existió.

La excavación ha permitido desenterrar siete tumbas que datan de la era romana y del período helénico y, por primera vez, restos de un asentamiento.

"Es significativo que los restos de la ciudad, los caminos pavimentados, la estructura arquitectónica, salieron a la luz", ha dicho Eleni Korka, a cargo de la excavación, en declaraciones concedidas a la agencia británica de noticias Reuters.

Chiliomodi es parte de un complejo de comunidades llamado Municipalidad de Tenea. Las principales excavaciones en el área comenzaron en 2013.

Según Pausanias, un antiguo viajero y geógrafo griego del siglo II, Tenea pudo haber sido fundada por troyanos que fueron capturados por Agamenón, rey de la cercana Micenas.

Los arqueólogos descubrieron arcilla, piedra y suelos de mármol, y algunos de los muros estaban construidos muy cuidadosamente, según el Ministerio. También han sido halladas 200 monedas raras, prueba de que la ciudad era muy rica, tal y como ha explicado Korka.

Las tumbas desenterradas tenían jarrones y joyería. En una de ellas se encontraron los esqueletos de una mujer y de un niño. Entre los hallazgos había una moneda de oro para pagar por el viaje al inframundo y un anillo de hierro con un sello que representa al dios griego Serapis sentado en un trono, y al mítico perro de tres cabezas Cancerbero, que custodia las puertas al Hades, a su lado.

"Hemos encontrado evidencias de vida y muerte (...) y todo esto es sólo una pequeña parte de la historia del lugar. Los próximos años nos permitirán evaluar la posición en la que estamos", ha recalcado Korka.