El asesinato de agricultores complica aún más la seguridad alimentaria del noreste de Nigeria

El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari
REUTERS / SHANNON STAPLETON - Archivo
Publicado 28/10/2018 8:48:07CET

MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

El reciente asesinato de agricultores en la zona noreste de Nigeria, marcada en los últimos años por la violencia del grupo terrorista Boko Haram, añade un nuevo factor de riesgo a la situación de seguridad alimentaria, hasta el punto de que cada vez son más quienes tienen miedo de cultivar su tierra.

El Consejo Noruego para Refugiados (NRC) ha alertado de que el nivel de violencia que se ha alcanzado en el principal bastión de Boko Haram es "alarmante", como lo demuestra el hecho de que al menos 12 agricultores de Kalle, en el estado de Borno, fuesen asesinados el pasado fin de semana.

"Son objetivos fáciles", ha explicado la responsable de área de NRC en Maiduguri, Anja Riiser, que teme un empeoramiento de "la crisis alimentaria existente" por este tipo de casos. "Los agricultores deberían poder cultivar sus tierras y volver a salvo con sus familias", ha reclamado en un comuniado.

Las autoridades han alentado a las personas desplazadas por la violencia a regresar a sus hogares y reiniciar la vida que un día dejaron parada, pero sobre el terreno el riesgo persiste. Al menos 1.300 personas han escapado de la zona donde se produjeron los últimos ataques y el miedo sigue siendo la tónica dominante entre la población.

"Estábamos en las granjas cuando unos 15 hombres armados nos rodearon", ha contado Haruna, que logró escapar, al personal de NRC. "Se llevaron a los hombres a un árbol y comenzaron a masacrarlos como animales. Nos repetían que no nos iban a permitir recoger las cosechas que cultivamos este año", ha relatado.

Indagiju es una de las personas que huyeron, después de que tanto ella como sus hijos fuesen testigos de cómo mataban a su marido. "Lloré e imploré piedad, pero no me escuchar. Nunca volveré a la granja", ha dicho ahora a la ONG, expresando un sentimiento compartido por muchos otros supervivientes.

Las organizaciones humanita estiman que solo en los estados de Borno, Adamawa y Yobe hay 2,9 millones de personas en una situación de inseguridad alimentaria aguda y la situación amenaza con empeorar. En algunas zonas de Borno la situación es tan grave que existe riesgo de hambruna de cara a los próximos meses.

Por este motivo, Riiser ha subrayado que es "urgente" tomar medidas para proteger a las poblaciones vulnerables y permitir, por ejemplo, que los agricultores "puedan cultivar a salvo sus tierras y alimentar a sus familias".