Las autoridades saudíes podrían no ejecutar al joven chií que fue arrestado cuando tenía 13 años

Publicado 16/06/2019 6:58:08CET

NUEVA YORK, 16 Jun. (Reuters/EP) -

Arabia Saudí no ejecutará al joven de minoría musulmana chií que fue arrestado cuando tenía 13 años, según ha confirmado un alto cargo saudí a la agencia de noticias Reuters.

De ser así, este joven que fue detenido en septiembre de 2014, podría ser liberado en el año 2022. Aún así la sentencia está sujeta a apelación. Murtaja Qureiris tendría que cumplir una sentencia de 12 años desde su arresto que podría verse reducida en cuatro años por su temprana edad.

Este joven está acusado de participar en protestas antigubernamentales, asistir al funeral de su hermano, que murió en una manifestación en 2011, unirse a una "organización terrorista", arrojar cócteles molotov contra una comisaría y disparar a las fuerzas de seguridad, según ha informado Amnistía Internacional.

Varios grupos defensores de los Derechos Humanos como Amnistía Internacional denunciaron este mes que la Fiscalía saudí había pedido la pena de muerte para Qureiris por una serie de delitos, algunos de los cuales, según detallaron, se remontan a cuando el acusado tenía diez años.

Riad ha sido objeto de un creciente escrutinio internacional por su historial en materia de Derechos Humanos desde el asesinato del periodista Jamal Khashoggi el pasado mes de octubre y la detención de activistas por los derechos de las mujeres que aún están siendo juzgados.

En este sentido, el Gobierno de Austria anunció el miércoles que tenía previsto cerrar el Centro Internacional de Diálogo Interreligioso Rey Abdullah Bin Abdulaziz, en caso de que este joven fuera ejecutado en respuesta a una petición del Parlamento del país.

En abril, el reino gobernado por los sunís decapitó a 37 personas condenadas por delitos de terrorismo. Naciones Unidas informó de que la mayoría de ellos eran chiís, que podrían no haber tenido un juicio justo y que, además, tres de ellos eran menores de edad cuando fueron sentenciados.

Amnistía Internacional ha explicado que Murtaja Qureiris estuvo detenido en Dar al-Mulahaza, un centro de detención de menores de la ciudad de Dammam. El joven, que permaneció aislado durante un mes, fue sometido a palizas e intimidación en su interrogatorio.

"En mayo de 2017 lo trasladaron a la cárcel de Al-Mabaheth, un centro penitenciario de adultos de Dammam, aunque sólo tenía 16 años. Durante su detención se le negó el acceso a asistencia letrada hasta después de su primera sesión judicial, celebrada en agosto de 2018 en el Tribunal Penal Especializado, un tribunal antiterrorista creado en 2008 que cada vez se utiliza más para casos relacionados con manifestantes y activistas de derechos humanos", añaden en un comunicado oficial.

Arabia Saudí niega toda discriminación contra los ciudadanos chiís y ha advertido de que algunas protestas y ataques fueron provocados por su principal rival, Teherán, aunque los activistas locales dicen que esto no es cierto.

Los temores de confrontación en la región han aumentado tras los ataques hacia dos petroleros el jueves en el Golfo de Omán. Estados Unidos culpó a Irán de estos ataques lo que provocó que la tensión se volviera a disparar en la región coincidiendo con el primer aniversario de la ruptura del acuerdo nuclear con Irán por parte de Estados Unidos, amenazando la seguridad de navegación en el estrecho de Ormuz, una de las rutas mercantes más importantes del mundo, puesto que comunica el golfo Pérsico con el océano Índico.

Para leer más