Publicado 10/11/2015 20:53CET

Aviones franceses atacan la infraestructura de gas y petróleo del Estado Islámico en Siria

DAKAR/PARIS, 10 Nov. (Reuters/EP) -

Aviones francesas han bombardeado la infraestructura de gas y petróleo en el este de Siria que ha caído en manos del Estado Islámico para debilitar la financiación de la organización terrorista, según ha informado este martes el ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian.

"Ayer hubo un bombardeo contra un centro de distribución de petróleo y la noche anterior atacamos otro centro de distribución de petróleo y unas instalaciones de gas", ha revelado Le Drian en una rueda de prensa desde Dakar.

"El objetivo es debilitar la capacidad financiera del Estado Islámico obstaculizando la explotación de los recursos de gas y petróleo en las zonas controladas por la organización terrorista", ha explicado el Ministerio de Defensa en un comunicado.

Francia comenzó en septiembre su ofensiva aérea sobre Siria, a la que se había resistido hasta entonces, a pesar de que los cazas galos sí bombardeaban las posiciones de los milicianos de negro en territorio iraquí.

En estos dos meses los aviones franceses han realizado decenas de salidas pero apenas han llevado a cabo cinco ataques aéreos, debido a la reticencia del Gobierno de François Hollande a participar en una coalición internacional al margen de Naciones Unidas.

CUMBRE DE VIENA

Por su parte, el ministro de Exteriores de Francia, Laurent Fabius, ha aclarado que la diferencias entre las potencias regionales e internacionales sobre la solución al conflicto sirio aún persisten, a pesar del reciente acercamiento en Viena.

"Creemos que el señor Bashar al Assad no puede gobernar Siria y que es imposible que los iraníes, que tienen tropas sobre el terreno aunque digan que solo son asesores militares, sigan en Siria de forma permanente", ha dicho a legisladores franceses.

El pasado 30 de octubre los principales actores internacionales implicados en la guerra siria pactaron en una cumbre celebrada en Viena una declaración en la que urgen a crear un gobierno de transición hasta la celebración de elecciones.

El principal punto de desacuerdo entre las partes sigue siendo la figura de Al Assad, a quien Rusia quiere mantener en la Presidencia, aunque no "a toda costa" --de acuerdo con unas declaraciones recientes--, mientras que Estados Unidos y sus aliados abogan por su salida del poder.

Para leer más