Publicado 18/04/2020 04:51CET

Bachelet pide que las personas LGTBI no se enfrenten a discriminación por buscar atención médica

Bandera arcoíris símbolo del colectivo LGTBI
Bandera arcoíris símbolo del colectivo LGTBI - PIXABAY - Archivo

MADRID, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha pedido este viernes a los gobiernos que las personas LGTBI no se enfrenten a discriminación o experimenten temor a sufrir represalias por buscar atención médica en el marco de la crisis del Covid-19.

"Las personas LGTBI se encuentran entre las más vulnerables y marginadas en muchas sociedades, y entre las más expuestas al Covid-19", ha indicado Bachelet durante la presentación una guía dirigida a los estados sobre el coronavirus y los Derechos Humanos de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales.

"En los países donde las relaciones entre personas del mismo sexo están criminalizadas o las personas trans son un blanco, ni siquiera pueden buscar tratamiento por temor a ser arrestadas o ser objeto de violencia", ha lamentado.

En este sentido, ha avisado de que los "esfuerzos" para hacer frente a la pandemia sólo surtirán efecto si se protegen "los derechos de todos a la vida y la salud".

"Para las personas LGTBI, esto significa identificar y abordar las formas en que son particularmente vulnerables, asegurando que no sean discriminados y encontrando soluciones", ha insistido Bachelet, al tiempo que ha aludido a que "también significa asegurar que se escuchen sus voces".

La guía presentada por la ONU identifica las principales preocupaciones sobre los LGTBI y establece acciones "clave" a llevar a cabo en el contexto de la pandemia.

Incluye garantizar que las medidas introducidas para disminuir el impacto económico de la crisis tengan "plenamente" en cuenta a las personas LGTBI, ya que tienen más probabilidades de estar desempleadas y vivir en la pobreza que la población general.

Dadas las restricciones de movimientos, algunos jóvenes LGTBI están confinados en entornos "hostiles" con familiares o cohabitantes que no les apoyan, lo que aumenta su exposición a la violencia, así como su ansiedad y depresión. La guía considera "esencial" que los servicios de apoyo y los refugios permanezcan disponibles durante este período.