La banca francesa se compromete con Macron a no subir sus tarifas en 2019 por la "emergencia económica y social"

Banco BNP Paribas
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 11/12/2018 19:18:32CET

PARÍS, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

La banca francesa se ha comprometido este martes con el presidente, Emmanuel Macron, a no subir sus tarifas y a reducir el coste de sus servicios por la gestión de incidentes durante 2019, como parte de las medidas concretas que el Gobierno pretende poner en marcha a raíz de la declaratoria de la "emergencia económica y social".

Según ha informado el Palacio del Elíseo, Macron se ha reunido este martes con representantes del sector bancario "con el fin de encontrar soluciones concretas a la emergencia económica y social" que declaró el lunes por la noche en un mensaje a la nación para dar respuesta a la crisis desatada por la ola de protestas de los 'chalecos amarillos'.

Reuters ha precisado que a la cita con el mandatario galo han acudido los directores ejecutivos de BNP Paribas, Societe Generale y Credit Agricole, entre otros.

Macron ha pedido a la banca francesa que no aumente sus tarifas para particulares en 2019 y que reduzca a un máximo de 25 euros mensuales la comisión que cobra por la gestión de los llamados 'incidentes bancarios' para los colectivos "más frágiles".

El Gobierno ha destacado que esta última medida podría beneficiar a 3,6 millones de personas y supondrá una redistribución de la riqueza de entre 500 y 600 millones de euros.

"La banca de Francia se encargará de controlar la buena aplicación de este compromiso", ha dicho la Presidencia, dando a entender así que los emisarios del sector financiero han accedido a adoptar estas medidas.

Macron también les ha pedido que "acompañen a los artistas, comerciantes y pequeños empresarios, que son los más duramente afectados por la actual crisis".

Les ha reclamado igualmente que faciliten los créditos a particulares para financiar inversiones relacionadas con la transición ecológica, como la compra de coches eléctricos, y que "tengan en cuenta las situaciones complejas vinculadas a accidentes de la vida para las personas que trabajan".

PLAN DE CHOQUE

Macron compareció el lunes tras reunirse durante cuatro horas con sus principales ministros, los sindicatos y la patronal para explorar una solución a las revueltas que comenzaron hace un mes contra la subida del impuesto sobre los combustibles y que han ido aumentando hasta reclamar cambios profundos en política y economía.

"No ignoro que hay ira (...) y me parece que es justa", dijo, reconociendo que "las personas más frágiles no tienen reconocimiento en esta sociedad" y asumiendo su parte de culpa porque en este año y medio de Gobierno no ha sabido dar "una respuesta rápida".

Para compensarlo, declaró la "emergencia económica y social". Así, en 2019 el salario mínimo subirá cien euros mensuales "sin que le cueste nada a los empresarios"; el pago de las horas extra y de las primas de final de año quedarán libres de impuestos; y la subida impositiva queda anulada para las pensiones de menos de 2.000 euros mensuales.

Macron consideró que Francia vive "un momento histórico" que amerita "un debate sin precedentes" al que ha convocado a todos los agentes políticos, económicos y sociales. El objetivo, apuntó, es alcanzar "un nuevo contrato para la nación" que permita a los franceses retomar el rumbo.