Barnier dice que el riesgo de un Brexit caótico es "más elevado que nunca" y pide a Londres alternativas

El negociador jefe de la UE para el Brexit, Michel Barnier
REUTERS / YVES HERMAN - Archivo
Actualizado 16/01/2019 11:41:58 CET

Los principales grupos en la Eurocámara reclaman a Londres "claridad" sobre sus intenciones tras el 'no' de Westminster

BRUSELAS, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Parlamento británico vota este miércoles la moción de censura contra May tras la derrota del martes

May sufre una derrota histórica en el Parlamento que pone en peligro a su Gobierno

Farage dice que Reino Unido se verá abocado a aplazar la fecha del Brexit o un segundo referéndum

El negociador de la Unión Europea para el Brexit, Michel Barnier, ha dicho este miércoles que el riesgo de una salida caótica de Reino Unido del bloque comunitario es "más elevado que nunca" por el rechazo del Parlamento británico al acuerdo de divorcio negociado entre Londres y Bruselas, por lo que ha instado al Gobierno de Theresa May a aclarar cuanto antes cuáles cree que son los pasos a seguir para lograr una retirada "ordenada".

"Le corresponde a las autoridades británicas presentar hoy o mañana la evaluación del voto y al Gobierno británico, decir cómo quiere proceder para lograr una salida ordenada el 29 de marzo", ha indicado Barnier en un debate sobre el Brexit celebrado en el pleno del Parlamento europeo en Estrasburgo (Francia).

"Estamos a 16 de enero, a solo diez semanas del final de marzo, que es el momento que eligió el Gobierno británico para pasar a ser un país tercero. Nunca como hoy, a diez semanas (del Brexit), el riesgo de un 'no acuerdo' parecía tan elevado", ha dicho Barnier ante los eurodiputados, que en su mayoría han recalcado su plena confianza en el negociador europeo, al que han arropado con una cerrada ovación tras su primera intervención.

También ha avisado a los diputados británicos de que el marco de la negociación de relaciones futuras está condicionado a la aprobación del Tratado de Retirada, ya que de su ratificación depende que se cree la "confianza mutua" necesaria para abordar el futuro.

Sobre la relación con Reino Unido como país tercero, Barnier ha añadido que si Londres elige revisar sus 'líneas rojas' y apostar por un acuerdo "más ambicioso" que un simple Tratado de Libre Comercio, entonces la UE a 27 estará "inmediatamente dispuesta" a ir "de la mano" para explorar esa posibilidad.

Barnier ha advertido de que es "demasiado pronto" para sacar conclusiones sobre cuáles serán las consecuencias del resultado de la votación en Westminster, si bien ha concluido que es una señal "clarísima" de la oposición que existe a lo negociado, aunque el rechazo de los diputados se deba a cuestiones muy diversas, incluso "opuestas".

SOLUCIÓN IRLANDESA, INNEGOCIABLE

Con todo, ha recalcado que la solución de emergencia incluida en el acuerdo para evitar la vuelta a una frontera física entre Irlanda e Irlanda del Norte, el llamado 'backstop', no puede ser modificado porque es una salvaguarda en tanto en cuanto es "creíble", por lo que es irrenunciable para la UE.

Así las cosas, el negociador europeo ha subrayado que la Unión Europea a 27 sigue adelante con el proceso de ratificación del Tratado de Retirada, al tiempo que continúa trabajando en las medidas de contingencia que los gobiernos nacionales y la UE en su conjunto deben de ultimar con urgencia para estar preparados ante el riesgo de una salida caótica el próximo 29 de marzo.

El vicepresidente primero de la Comisión Europa, Frans Timmermans, por su parte, ha dicho que el Ejecutivo comunitario "lamenta" el resultado de la votación del martes en la Cámara de los Comunes y ha defendido el acuerdo sobre la mesa como el "mejor" posible para "limitar los daños" del Brexit.

"No se puede retroceder al pasado y cambiar el inicio, pero sí se puede empezar de nuevo desde donde estamos y cambiar el final", ha proclamado Timmermans, citando las palabras del escritor británico C.S. Lewis.

Tampoco Timmermans ha querido "especular" sobre los pasos a seguir, porque considera que la pelota está en el campo británico, y ha apuntado la obligación de la UE de estar preparada pase lo que pase.

LOS EURODIPUTADOS PIDEN CLARIDAD A LONDRES

La mayoría de eurodiputados que han intervenido en el debate lo han hecho para defender el acuerdo y declarar el apoyo de sus grupos al negociador Michel Barnier, con lo que han avisado de que "no hay margen" para reabrir el pacto y modificarlo, si bien han abierto la puerta a aplazar unos meses el divorcio, siempre que Londres deje claro el objetivo de esta prórroga.

"Por favor, dígannos qué es lo que quieren", ha pedido el líder del Partido Popular Europeo (PPE) en la Eurocámara, el alemán Manfred Weber, tras sostener que no hay margen de maniobra para ningún tipo de renegociación y sugerir que cualquier petición británica llevaría también a los 27 a plantear cambios.

El conservador alemán también ha apuntado la posibilidad de revertir el Brexit --algo que podría hacer Reino Unido de manera unilateral según ha sentenciado el Tribunal de Justicia de la UE-- y ha defendido que es mejor mantenerse dentro del bloque que "marcharse o destruirlo".

El también 'popular' Esteban González Pons ha criticado que los diputados británicos "no saben lo que quieren", tras meses de "esperanzas falsas y mentiras"; al tiempo que ha pedido "aceptar que el Brexit no es un problema europeo, sino británico" y que les corresponde a ellos encontrar la "solución".

Como portavoz de los Socialistas y Demócratas (S&D), el eurodiputado Roberto Gualtieri ha descartado "diluir" el acuerdo de salida y ha apuntado la posibilidad de nuevas elecciones o la convocatoria de un segundo referéndum en Reino Unido, ya que no es posible sumar una mayoría favorable a ninguna solución en Westminster. En este sentido, ha añadido Gualtieri, si el Gobierno de May pidiera aplazar el Brexit --previsto para el 29 de marzo-- los socialistas europeos no se opondrán, siempre que esa prórroga tuviera una "función clara".

Mientras, el presidente de los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR) y eurodiputado 'tory', Syed Kamall, ha apuntado la fase "crítica" que afrontan la UE y Reino Unido y ha pedido a los 27 más tiempo y que contemplen nuevas concesiones para desatascar la situación.

Por su parte, el eurodiputado y exlíder del Partido de la Independencia de Reino Unido (UKIP) Nigel Farage ha arremetido contra May, a la que ha acusado de actuar como la "líder de una nación derrotada" y rendirse ante los negociadores de la UE.

Además, aunque ha reiterado su deseo de un Brexit abrupto, sin acuerdo, también ha avisado de que si se convoca un segundo referéndum los europeos se llevarán una "sorpresa", porque está convencido de que la mayoría a favor de la desconexión será aún mayor que en la primera consulta.

El líder de los Liberales europeos (ALDE) y portavoz de la Eurocámara para el Brexit, Guy Verhofstadt, sin embargo, ha replicado que aunque son conscientes de que Londres puede necesitar más tiempo para consensuar una posición, "es impensable que el artículo 50 se prorrogue más allá de las elecciones europeas" que se celebrarán a finales de mayo de este año.

Verhofstadt ha criticado la facilidad de Reino Unido para construir mayorías "contra algo" y ha instado a los partidos políticos británicos a empezar a "poner los intereses del país por delante de sus intereses partidistas".