Bolivia/Brasil.- Bolivia afirma que cumplirá este lunes con la deuda que mantiene con la brasileña PETROBRAS

Actualizado 08/06/2007 20:45:24 CET

LA PAZ, 8 Jun. (EP/AP) -

El gobierno boliviano pagará el lunes los 56 millones de dólares (casi 42 millones de euros) correspondientes a la primera de las dos cuotas iguales por la compra de un par refinerías de la petrolera brasileña PETROBRAS y recibirá de esa compañía las llaves de esas instalaciones, se informó oficialmente.

"Es decisión del gobierno y de Petrobras concretar el traspaso de las refinerías, el día lunes nos entregan las llaves, se paga la primera cuota y los bolivianos izamos la bandera tricolor y colocamos la sigla de YPFB", dijo el vicepresidente Álvaro García Linera en declaraciones a la prensa local.

Linera contestó así a las informaciones aparecidas de que la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) tenía problemas para disponer del efectivo suficiente para ese pago, que dos meses después debe completarse con una cifra similar, para cubrir el total pactado de 112 millones de dólares (83,86 millones de euros).

El presidente de la filial de Petrobras en Bolivia, José Fernando de Freitas, dijo hace dos semanas que si Bolivia no paga el 11 de junio la primera cuota, "se cae el negocio", que fue cerrado de palabra el 11 de mayo, después de que el gobierno boliviano presionara para la compra de las refinerías.

García señaló también que al momento YPFB esta dando los últimos retoques al contrato de compraventa de las refinerías, que hasta 1999 pertenecieron al estado boliviano.

La operación, provocó serias molestias en el gobierno brasileño por las presiones del boliviano --incluso a través de un decreto que hizo inviable financieramente para Petrobras mantener a las refinerías-- ha sido observada por un organismo contralor del estado de ese país, que ahora investiga si el precio recibido pactado es justo o político.

Petrobras había solicitado inicialmente 153 millones de dólares (114,5 millones de euros) por ambas refinerías, que producen el 90 por ciento de la demanda boliviana de combustibles.