Bosnia.- La Policía bosnia aplica nuevas medidas contra fugitivos acusados de crímenes de guerra

Actualizado 10/07/2007 22:06:29 CET

SARAJEVO, 10 Jul. (EP/AP) -

La Policía bosnia comenzó hoy a aplicar nuevas medidas contra los sospechosos de cometer crímenes de guerra y sus seguidores. Entre las medidas está quitarles los documentos de viaje a docenas de personas, incluyendo a autoridades presuntamente implicadas en la masacre de Srebrenica en 1995.

Estas acciones se han comenzado a aplicar un día después de que el alto representante de la Unión Europea para Bosnia-Herzegovina, Miroslav Lajcak, anunciara nuevas medidas. "Los primeros resultados concretos de estas acciones están siendo aplicadas mientras hablo", dijo hoy Lajcak a periodistas en Sarajevo, explicando que "la Policía local está actualmente recopilando los pasaportes y documentos de viaje de 93 personas que están siendo investigadas por crímenes de guerra o por formar parte de la red para ayudar a fugitivos para evadir la Justicia".

Los 93 sospechosos son todos de la llamada "Lista Srebrenica", formada hace dos años por una comisión gubernamental, que fue creada para investigar las circunstancias de la masacre de 1995, en la que fuerzas serbo-bosnias ejecutaron a 8.000 musulmanes en Srebrenica. La comisión presentó un informe señalando a 810 sospechosos de crímenes de guerra. Aunque no se ha hecho pública, la lista fue entregada a la oficina de la Fiscalía estatal.

"El paquete de medidas que acabo de anunciar facilitarán, entre otras cosas, llevar ante la Justicia a los responsables de crímenes de guerra y socavar el apoyo a las redes que apoyan a los acusados que siguen en libertad", dijo Lajcak.

Las nuevas medidas se han puesto en práctica un día antes de la conmemoración del duodécimo aniversario de la masacre de Srebrenica. Como parte de la ceremonia, a la que se espera que asistan más de 300.000 personas, se celebrará el funeral de las 465 víctimas recientemente identificadas y trasladadas ayer a Srebrenica.

La Policía serbo-bosnia desplegará a 1.000 oficiales para asegurar la zona. Por su parte, algunos supervivientes musulmanes se han quejado de que en años anteriores han reconocido a varios culpables entre los agentes de Policía que vigilaban el área.