Actualizado 28/06/2007 20:17 CET

Brasil.- La favela del Alemao se mantiene en calma, tras la muerte de 19 personas en una megaoperación policial

SAO PAULO, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un día después de la megaoperación policial que dejó 19 muertos en la favela del Alemao, en el norte de Rio de Janeiro, la situación en el enorme barrio de chabolas, que continúa ocupado por las fuerzas de seguridad, permanecía en calma.

En total, 1.350 miembros de la Policía Civil y Militar y de la Fueza Nacional de Seguridad, según informó el diario 'O Folha de Sao Paulo'. La operación fue organizada en dos meses, con reuniones diarias, con el objetivo de cumplir mandatos de prisión de residentes de la favela, así como la incautación de drogas y armas.

El denominado 'complejo del Alemao' --región del norte de Rio fomrado por 21 favelas y con más de 160.000 habitantes-- está ocupado por la Policía desde el pasado 2 de mayo. En un primer momento, la acción tenía por objetivo detener a los responsables de la muerte de dos soldados, asesinados el pasado 1 de mayo.

El número de fallecidos en la operación de ayer no se ha establecido todavía de manera oficial, aunque las últimas versiones apuntan a 19 víctimas mortales. En el inicio de la noche de ayer, el secretario de Seguridad de Río de Janeiro, Jose Mariano Beltrame, afirmó que había entre 18 y 19 presuntos traficantes muertos.

Después el balance se redujo a 13 fallecidos, pero horas más tarde un residente del Alemao llevó tres cadáveres a una comisaría. Explicó a los agentes que salía de la favela cuando fue obligado a parar por un grupo de personas que metió los seis cuerpos en su vehículo.

Beltrame explicó que las muertes tuvieron lugar en enfrentamientos entre la Policía en tres puntos diferentes del complejo --las favelas de Areal, Matinho y Chuveirinho--, considerados vías de abastecimiento de armas y drogas. Según indicó el secretario, el número de enfrentamientos de ayer fue mayor al de otros días por que en esta ocasión los agentes lograron entrar en tres zonas "donde hacía mucho que el Estado no entraba".

"Son lugares de difícil acceso y actuación. Incluso con estas pérdidas, el poder bélico en estas zonas todavía es grance. Ellos (los traficantes) tienen condiciones de recuperarse", agregó. Durante la operación, la Policía asegura que se incautó cinco fusiles, 60 racimos de dinamita con detonadores, cinco pistolas, dos ametralladoras antiaéreas, cerca de 2.000 balas, 30 kilos de cocaína, 115 kilos de marihuana y un peso de precisión. Cuatro hombres, entre ellos un adolescente, fueron detenidos.

Beltrame defendió la ocupación de los barrios conflictivos como una forma de lucha contra la violencia. Afirmó que la solución para el problema, en Rio, "es un remedio amargo", por el que es preciso "optar y seguir adelante.

Debido a la operación, los colegios suspendieron sus clases, dejando a unos 4.000 niños sin aulas, y los autobuses dejaron de circular en la región. Las fuerzas de seguridad de Río no movilizaban un número así de agetnes desde la operación de búsqueda de los asesinos del periodista Tim Lopes, en 2002.

Un total de 2.000 hombres sde la Fuerza Nacional de Seguridad llegarán a Rio de Janeiro con motivo de los Juegos Panamericanos. El contingente se sumará al resto de 2.000 hombres del cuerpo que se encuentran en el estado.