Publicado 01/12/2021 14:51CET

Bruselas pide relajar las reglas de asilo a Polonia, Letonia y Lituania por las llegadas desde Bielorrusia

Un hombre llega a Erbil, Irak, en un vuelo de repatriación desde Bielorrusia.
Un hombre llega a Erbil, Irak, en un vuelo de repatriación desde Bielorrusia. - Ismael Adnan/dpa

BRUSELAS, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha propuesto este miércoles relajar durante un periodo de seis meses las reglas comunes de asilo en Polonia, Letonia y Lituania, con el objetivo de que puedan acelerar los retornos y alargar los tiempos de la tramitación de las peticiones de protección internacional ante la llegada de migrantes de manera irregular desde Bielorrusia.

Bruselas sostiene que esta "flexibilidad" responde al encargo de los líderes de la UE en su última cumbre de octubre de ofrecer soluciones a estos tres países sometidos a un "ataque híbrido" dirigido por el régimen de Alexander Lukashenko contra la frontera exterior de la UE.

En concreto, el Ejecutivo comunitario ofrece ampliar el plazo que tienen los Estados miembros para tramitar las demandas de asilo de los actuales hasta cuatro semanas, frente a la horquilla de entre tres y diez días que permite ahora el reglamento comunitario.

También plantea "simplificar y acelerar" las deportaciones de los migrantes llegados a su territorio desde Bielorrusia y que no tengan derecho a recibir protección internacional, aunque los servicios comunitarios recalcan que todos los expedientes deben cumplir el Derecho europeo e Internacional que prohíben las "devoluciones en caliente".

La tercera clave de la propuesta de la Comisión es el compromiso de los tres gobiernos implicados en centrar los esfuerzos de recepción en cubrir las necesidades básicas de los migrantes, incluido ofreciendo alojamiento temporal adaptado a las condiciones meteorológicas, comida, ropa y cuidado médico adecuado.

La asistencia, añade el Ejecutivo comunitario, debe ofrecerse "en pleno respeto de la dignidad humana", por lo que también es importante que los Estados miembro garanticen una cooperación estrecha a ACNUR y otras organizaciones dispuestas a ayudar en "esta situación de emergencia".

Para que la propuesta se materialice, el Ejecutivo necesita aún recibir el visto bueno de los Estados miembro y consultar la opinión del Parlamento europeo, aunque este dictamen no es vinculante.