Actualizado 19/04/2007 21:23 CET

Burkina Faso.- La Asociación Madrileña de Ayuda a la Infancia trabajará desde hoy en la construcción de pozos

MADRID, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Madrileña de Ayuda a la Infancia (AMAIF) se presentó hoy oficialmente en un acto celebrado en Madrid tras dos años de trabajo por el desarrollo en Bielorrusia y Burkina Faso, donde se centrará en la construcción de pozos para el abastecimiento de agua potable.

En declaraciones a Europa Press, el presidente de AMAIF, José Ricardo Peláez, explicó que el acto de presentación se celebra ahora y no cuando se fundó la organización porque "antes era un grupo muy pequeño que no tenía ni infraestructura y ahora se puede enseñar parte de lo que se ha hecho".

El origen está en un grupo de familias habituales de los programas internacionales de acogida de menores que decidieron unirse para "dar un paso más"."Éramos varios los que solíamos traer niños de Bielorrusia", cuenta Peláez, "pensamos en ayudar más y nos dimos cuenta de que para eso, lo primero era asociarnos".

Así lo hicieron. Hoy, con un presupuesto modesto que procede al 100 por cien "de empresas colaboradoras y socios particulares", su labor se centra en la construcción de pozos y el apoyo logístico en las escuelas, a las que donan material periódicamente.

Los asociados "son todos voluntarios, no hay ni cooperantes ni trabajadores" de forma que, explica el presidente de AMAIF "no se generan gastos administrativos porque cada uno corre con lo que le corresponde para desplazarse y ni siquiera hay un local que mantener o una secretaría".

Lo más leído

  1. 1

    Las naves Voyager detectan nueva física única del medio interestelar

  2. 2

    Abascal comunica al Congreso un préstamo de 736.000 euros para comprar su nueva casa

  3. 3

    El Congreso aprueba por amplia mayoría los presupuestos del Gobierno de Sánchez e Iglesias

  4. 4

    La juez deja en libertad al bailarín Rafael Amargo y los otros tres detenidos

  5. 5

    Profesores catalanes avisan por carta al PSOE: "No es que el castellano vaya a desaparecer, es que es ya residual"