Cabello asegura que del diálogo en Noruega y Barbados no saldrá un adelanto de las presidenciales

Actualizado 11/07/2019 22:52:28 CET
El dirigente 'chavista' Diosdado Cabello
REUTERS / MARCO BELLO - Archivo

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Asamblea Constituyente de Venezuela, Diosdado Cabello, ha asegurado que no habrá un adelanto de las elecciones presidenciales, previstas ahora para 2024, en respuesta a lo avanzado a la prensa local por fuentes conocedoras de las conversaciones entre Gobierno y oposición en Noruega y Barbados.

"Dicen: 'El Gobierno va a Barbados porque va a haber elecciones presidenciales en no sé cuánto tiempo y los candidatos son X o Y' (...) Aquí no hay elecciones presidenciales, aquí el presidente se llama Nicolás Maduro", dijo Cabello el miércoles por la noche (hora local) en su programa de televisión.

Además, ha hecho una advertencia a sus colegas del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). "Aquí hay compañeros que caen en el juego (...) Elecciones va a haber, sí, a la Asamblea Nacional. ¿Cuándo? El año que viene a más tardar", ha aseverado, según informa Noticias 24.

Fuentes consultadas por el diario venezolano 'El Nacional' y por la agencia de noticias Bloomberg han revelado el contenido de los contactos exploratorios que Gobierno y oposición comenzaron en mayo en Oslo y esta semana han trasladado a Barbados con mirar a intentar un nuevo diálogo con el que zanjar la crisis política en Venezuela.

Según estas fuentes, El Gobierno de Nicolás Maduro accedería a adelantar las elecciones presidenciales a los primeros meses de 2020 bajo un Consejo Nacional Electoral (CNE) completamente renovado a cambio de que el líder opositor Juan Guaidó convenciera a sus aliados internacionales de que retiraran las sanciones contra funcionarios 'chavistas'.

También contaron que podría haber una gran novedad en estos hipotéticos comicios. Al parecer, Maduro no sería el candidato del PSUV y quedarían igualmente descartados el propio Cabello y el vicepresidente económico Tareck El Aissami, para ceder el puesto a gobernador de Miranda, Héctor Rodríguez, de 37 años y experimentado en los gobiernos de Hugo Chávez y Maduro.

De forma oficial solo se sabe que la ronda de contactos en Barbados se desarrolló entre lunes y miércoles con un Maduro "muy optimista" y un Guaidó reacio a asumir este diálogo como único "mecanismo" de salida a la crisis política. "Exitoso intercambio", se limitó a informar por Twitter el portavoz del Gobierno, Jorge Rodríguez.

NORUEGA DICE QUE LA NEGOCIACIÓN "CONTINÚA"

Por su parte, el Ministerio de Exteriores de Noruega ha señalado en un comunicado que "los representantes de los principales actores políticos de Venezuela continúan la negociación iniciada en Oslo".

"Como parte de este proceso, se ha instalado una mesa que trabajará de manera continua y expedita, con el fin de llegar a una solución acordada y en el marco de las posibilidades que ofrece la Constitución", ha manifestado.

"Está previsto que las partes realicen consultas para poder avanzar en la negociación. Subrayamos la importancia de que las partes tomen la máxima precaución en sus comentarios y declaraciones respecto al proceso", ha agregado.

Asimismo, la ministra de Exteriores noruega, Ine Eriksen Soreide, ha expresado su "reconocimiento" a las partes "por sus esfuerzos y su espíritu de cooperación". "Agradezco al Gobierno de Barbados por su hospitalidad", ha agregado.

CRISIS POLÍTICA

Los contactos buscan reanudar el diálogo para resolver una crisis política que se agravó el 10 de enero, cuando Maduro decidió iniciar un segundo mandato de seis años que no reconocen ni la oposición ni buena parte de la comunidad internacional porque consideran que las elecciones presidenciales del 20 de mayo fueron un fraude.

En respuesta, Guaidó se autoproclamó mandatario interino el 23 de enero con el objetivo de cesar la "usurpación", crear un gobierno de transición y celebrar "elecciones libres". Ha sido reconocido por Estados Unidos, numerosos países latinoamericanos, así como varios europeos, entre ellos España.

Entretanto, más de cuatro millones de venezolanos han abandonado el país en los últimos años a causa de la crisis humanitaria que sufre la nación caribeña. La ONU advierte de que, si la tendencia continúa, a final de 2019 podrían sumar más de cinco millones.

Contador

Para leer más