Publicado 16/01/2021 19:18CET

El 'casco azul' muerto en Malí es un militar egipcio

Un efectivo de la MINUSMA
Un efectivo de la MINUSMA - MINUSMA/GEMA CORTÉS - Archivo

MADRID, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha revelado este sábado que el miembro de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de Naciones Unidas en Malí (MINUSMA) fallecido el viernes en el norte de Malí es un militar egipcio.

"El secretario general quiere transmitir sus más sinceras condolencias a la familia de la víctima, al pueblo y al Gobierno de Egipto. Le desea una recuperación rápida y completa a los heridos", ha indicado Guterres en una nota de prensa.

En un comunicado, la MINUSMA ha detallado que dos 'cascos azules' han resultado "gravemente heridos" tras la explosión, ocurrida tras detonar una mina al paso de un camión en torno a las 15.00 horas cerca de Tessalit, en la región de Kidal.

Uno de ellos "lamentablemente ha sucumbido a sus heridas durante la evacuación médica", ha agregado, mientras que el otro aún recibe tratamiento médico.

Además, al asegurar la zona, los efectivos de la MINUSMA han detectado y neutralizado otro explosivo, ubicado en las proximidades del lugar del ataque.

El representante especial de la Secretaría General de la ONU para Malí y jefe de la MINUSMA, Mahamat Saleh Annadif, ha lamentado la muerte del 'casco azul' y ha extendido sus condolencias al Gobierno de Malí y a sus familiares, amigos y allegados. Además, ha deseado al 'casco azul' herido una "pronta y completa" recuperación.

De forma paralela, ha condenado "enérgicamente" los actos como este, que tienen el objetivo de "paralizar" las operaciones sobre el terreno de la misión y afectan "indiscriminadamente" al personal de Naciones Unidas, sus socios o civiles "inocentes".

Por el momento ningún grupo ha reclamado la autoría del ataque, que llega después de que cuatro 'cascos azules' murieran en un ataque ejecutado el miércoles por asaltantes no identificados contra una patrulla de la MINUSMA.

Malí, al igual que otros países del Sahel, ha venido registrando en los últimos meses un número creciente de ataques yihadistas obra tanto de la filial de Al Qaeda en la región como de la de Estado Islámico, lo cual ha hecho además aumentar la violencia intercomunitaria y provocado el desplazamiento de decenas de miles de personas.

Para leer más