Los casos de cólera, en aumento nuevamente en Yemen

Yemen.- La ONU y MSF alertan del incremento de casos de cólera en Yemen
MSF
Publicado 27/03/2019 12:10:07CET

El CICR denuncia una reanudación de las hostilidades en el país pese a los acuerdos de diciembre entre las partes

MADRID, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

El número de casos de cólera y de diarrea acuosa aguda se ha incrementado en las últimas semanas en Yemen, país sumido en un conflicto desde hace cuatro años y que ha registró su peor brote de la enfermedad hace dos años, según han alertado la ONU y Médicos Sin Fronteras (MSF).

Según los datos del Ministerio de Salud Pública con apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre el 1 de enero y el 17 de marzo se registraron 108.889 casos sospechosos y 190 muertes. Un tercio de los casos son niños menores de 5 años, según ha informado la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

Yemen registró en 2017 su peor brote de cólera, enfermedad endémica en el país, con más de un millón de casos sospechosos entre abril y diciembre. El reciente aumento, según la OCHA, se ha constatado en seis provincias --Amanat al Asimá, Hodeida, Saná, Ibb, Amran y Dhamar--, que acumulan casi dos tercios del total.

La OCHA ha apuntado a que el aumento podría venir motivado por "las lluvias tempranas, el aumento de la concienciación entre la población y por tanto una mayor disposición a realizarse análisis y someterse a tratamiento, y una mayor vigilancia de la enfermedad".

A esto se suma, ha precisado en su último informe sobre el país, "el mal mantenimiento de los sistemas de disposición de aguas residuales en muchos de los distritos afectados, el uso de agua contaminada para la irrigación y los movimientos de población".

"El cólera se considera endémico en Yemen, pero el aumento de casos es preocupante ya que la temporada de lluvias, que podría agravar la situación general, aún no ha comenzado", ha subrayado el coordinador general de MSF en Yemen, Hasán Boucenine.

Después de cuatro años de guerra, ha incidido MSF en su comunicado, "la presión sobre las estructuras de salud de Yemen es enorme y muchas personas no pueden acceder a una atención médica circunscrita a los pocos hospitales que aún funcionan".

MSF REFUERZA SU RESPUESTA FRENTE AL CÓLERA

Así las cosas, MSF ha anunciado que refuerza su respuesta ante el cólera ante el aumento de casos en Amran, Hajjá, Ibb y Taiz. Entre el 1 de enero y el 26 de marzo, la ONG ha ingresado 7.938 pacientes con posibles casos de cólera en sus centros de salud en las provincias de Amran, Hajjá, Ibb y Taiz, el 50 por ciento de los cuales procedían de Ibb.

En este periodo, el número de pacientes de cólera tratados ha pasado de 140 a 2.000 a la semana, mientras que los resultados de las pruebas de diagnóstico rápido realizadas muestran que el porcentaje de casos positivos de cólera aumentó del 58 al 87 por ciento.

Ante esta situación, según ha explicado el coordinador general de MSF en Yemen, Hasán Boucenine, "los equipos de MSF han abierto un centro de tratamiento de cólera con 50 camas en Jamer, han aumentado el número de plazas de la unidad de tratamiento de cólera en Taiz y han reforzado los centros en Ibb y Kilo". "Fortalecer las actividades de agua y saneamiento es una prioridad, ya que son esenciales en la lucha contra el cólera", ha subrayado.

En Saná, la capital, los equipos de MSF están renovando un departamento del hospital Al Kuwait para convertirlo en un centro de tratamiento de cólera y han entregado 30.000 litros de solución de lactato de Ringer, utilizada para reemplazar líquidos y electrolitos en pacientes deshidratados. También, ha donado suministros médicos a centros de salud en la provincia de Al Bayda, al noreste de Adén.

REANUDACIÓN DE LOS ENFRENTAMIENTOS

Por su parte, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha denunciado que las hostilidades se han reanudado en el país pese a la esperanza en que la guerra podría tocar a su fin que supusieron los acuerdos firmados por el Gobierno y los rebeldes huthis el pasado diciembre en Suecia que, entre otras cosas, contemplaban un alto el fuego en Hodeida.

"Pese a la luz de esperanza que vimos hace algunos meses, las condiciones de vida se han vuelto insoportables para millones de yemeníes. Los nuevos enfrentamientos solo sirven para agravar una situación de por sí catastrófica", ha lamentado el jefe de la delegación del CICR en Yemen, Franz Rauchenstein.

Según el organismo internacional, en los últimos días se han producido "picos de violencia" en todo el país. Esta reanudación de las hostilidades, ha añadido, "ha causado más desplazamientos y ha comprometido la seguridad y el bienestar de cientos de miles de yemeníes, atribulados por un conflicto que ya lleva cinco años".

El CICR se ha mostrado particularmente preocupado por las informaciones de enfrentamientos y combates armados en toda la costa del mar Rojo, en particular en la provincia de Hajja y en la ciudad de Taiz. "Es preciso evitar el uso de armas explosivas con amplia zona de impacto en zonas pobladas, debido a que es muy probable que ello provoque víctimas civiles", ha reclamado.

Asimismo, ha recordado que la infraestructura crítica, como los centros de atención sanitaria, las instalaciones de agua y electricidad y las redes de suministro, es particularmente vulnerable a los efectos incidentales de esas armas explosivas.

"En contra de lo que establecen las normas de la guerra, los civiles a menudo no reciben la protección a la que tienen derecho", ha lamentado Rauchenstein, subrayando que "son quienes sufren las peores consecuencias del conflicto en Yemen" e invitando a las partes a "esforzarse más en preservar y proteger a la población civil".

Contador

Para leer más