China se compromete a facilitar el acceso de turistas extranjeros a Tíbet

Publicado 11/01/2019 7:50:48CET

PEKÍN, 11 Ene. (Reuters/EP) -

El Gobierno chino en Tíbet ha asegurado que reducirá los tiempos de espera para los turistas extranjeros que visitan la región altamente restringida, en medio de la renovada presión de Estados Unidos para un mayor acceso de funcionarios y periodistas estadounidenses.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, promulgó la Ley de Acceso Recíproco a Tíbet en diciembre, que busca presionar a China para que abra la región negando la entrada a Estados Unidos a funcionarios considerados responsables de restringir el acceso a Tíbet.

Pekín denunció la ley en ese momento como una injerencia en los asuntos internos de China y corría el riesgo de "graves daños" a las relaciones con Washington.

China y Estados Unidos se han comprometido a mantener conversaciones para tratar de cerrar un acuerdo para poner fin a una disputa comercial que ha amenazado con empeorar las relaciones en general, incluso en asuntos como la seguridad, la influencia y los Derechos Humanos.

El Gobierno de Tíbet reducirá el tiempo requerido para que los turistas extranjeros obtengan acceso a la región y aumente el número de turistas en un cincuenta por ciento, según ha señalado el presidente del gobierno regional, Qizhala, en un informe anual publicado este viernes por el diario 'Tibet Daily'.

Los turistas que no sean chinos deben solicitar un permiso especial para viajar a Tíbet, que generalmente se otorga a los turistas siempre que viajen con compañías de turismo aprobadas, pero rara vez a periodistas o diplomáticos.

Qizhala también ha prometido que el Gobierno en Tíbet "tomará una postura clara en la lucha contra la camarilla del Dalai", una referencia al líder espiritual exiliado.

"Debemos mejorar la Administración del monasterio y los mecanismos de servicio para defender la línea de fondo del budismo tibetano que no está siendo manipulado por fuerzas extranjeras", ha indicado.

Grupos defensores de Derechos Humanos y activistas en el extranjero han señalado que los tibetanos se enfrentan a restricciones generalizadas bajo el Gobierno chino y el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos dijo que en junio las condiciones estaban "deteriorando rápidamente".

China ve al Dalai Lama, el líder espiritual budista de Tíbet que huyó al exilio en India después del fallido levantamiento, como un peligroso separatista. El premio Nobel de la Paz niega la adopción de violencia y dice que solo quiere una autonomía genuina para Tíbet.

Contador