Actualizado 20/08/2007 22:38 CET

China/España.- Detenido un empresario chino por intentar trasladar ilegalmente a marineros desde Gran Canaria a Portugal

MADRID, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Brigada Provincial de Extranjería y Documentación de Las Palmas, dependiente de la Jefatura Superior de Policía de Canarias, detuvo hoy a un empresario chino por intentar trasladar ilegalmente a marineros de la misma nacionalidad desde Gran Canarias a Portugal.

Chen Z., de 46 años de edad y con residencia legal en Portugal, es propietario de una empresa de artículos de importación de China. Está acusado de varios delitos de favorecimiento de la inmigración ilegal, asociación ilícita y contra los derechos de los trabajadores.

La investigación se inició cuando se detectó un gran número de marineros asiáticos pertenecientes a la flota china amarrada en el puerto de esta ciudad, que abandonaban sus barcos y no volvían a ellos.

Chen Z., conocido por los marineros de la flota china, se trasladaba hasta Gran Canaria y los convencía de que abandonaran sus barcos con sus documentaciones o las de otros compañeros para poder viajar hasta Portugal, haciéndose cargo de los gastos de alojamiento durante los días en que los marineros permanecían fuera de sus barcos, pagándoles igualmente los billetes de viaje.

Tras la investigación de la Jefatura Superior de Policía de Las Palmas, se localizó a Chen Z. y a los marineros alojados en unos apartamentos de la zona de la playa de Las Canteras, procediéndose a la detención de todos ellos la noche del pasado 14 de agosto. Durante la detención, la Policía halló en poder del principal implicado las documentaciones de todos los marineros y más de 5.000 euros en efectivo.

OTROS SEIS MARINEROS DETENIDOS

Junto con el empresario chino también fueron detenidos por infracción a la Ley de Extranjería otros seis marineros chinos pertenecientes a buques atracados en el Puerto de la Luz y de Las Palmas, los cuales han sido trasladados al Centro de Internamiento de Extranjeros de Barranco Seco a la espera de materializar su expulsión.

Una vez en Portugal los marineros serían distribuidos en talleres de confección, almacenes o restaurante chinos, trabajando los 6 primeros meses sin percibir salario alguno, para posteriormente cobrar unos 600 euros, sólo si trabajaban correctamente. Según declararon los marineros, Chen Z. les llegó a cortar el pelo para cambiarles su aspecto físico y no llamar la atención de las Autoridades.

La novedad del caso radica en que es la primera vez que se detectan organizaciones mafiosas chinas que operan en Portugal trasladándose hasta Gran Canaria, por lo que se han comunicado estos hechos a la Policía de ese país.

La investigación sigue abierta ante la sospecha de que el detenido podría haber intentado la misma operación con otros marineros chinos. El citado Chen ha sido puesto a disposición judicial, decretándose la prisión provisional.