China libera a una mujer canadiense detenida por trabajar supuestamente de forma ilegal en el país

Publicado 29/12/2018 4:52:32CET

MADRID, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Canadá ha informado de que Sarah McIver, una profesora de nacionalidad canadiense detenida en China a principios de diciembre, ha sido liberada este viernes y ya se encuentra en su país.

"El Ministerio de Asuntos Exteriores puede confirmar que una ciudadana canadiense, que estuvo detenida en China este mes, ha sido liberada y ahora ha regresado a Canadá", ha indicado un portavoz del Gobierno, según ha recogido la cadena CBC.

El Ministerio de Asuntos Exteriores chino informó de que McIver estaba bajo un régimen de "sanción administrativa" por trabajar de forma ilegal en el país.

A principios de este mes, McIver se convirtió en la tercera persona de nacionalidad canadiense detenida en China desde la detención de una directiva de la empresa tecnológica Huawei en suelo canadiense.

Las detenciones de estos tres canadienses se produjeron después de que el 1 de diciembre fuera arrestada en la ciudad canadiense de Vancouver la directiva de la empresa tecnológica china Huawei Meng Wanzhou, tras una solicitud de las autoridades estadounidenses llegada en el contexto del conflicto comercial entre Estados Unidos y China.

La portavoz del Ministerio chino, Hua Chunying, al ser preguntada la semana pasada si el caso de McIver estaba relacionado con el de los dos canadienses detenidos la semana anterior, dijo que cada caso es distinto y que los dos hombres son sospechosos de socavar la seguridad nacional de China.

El Gobierno canadiense ha dicho en varias ocasiones que no ha visto una relación directa entre la detención de Meng, hija del fundador de Huawei, y las detenciones de Michael Kovrig y Michael Spavor. Sin embargo, diplomáticos occidentales destacados en Pekín y exdiplomáticos canadienses han considerado que los arrestos son una medida de represalia por parte de China por la detención de Meng.

Estados Unidos acusa a Meng de haber engañado a bancos multinacionales con transacciones vinculadas con Irán, lo que ha puesto a las entidades financieras bajo el riesgo de incumplir las sanciones de Estados Unidos contra la República Islámica.

Uno de los ciudadanos canadienses detenidos en China, Michael Kovrig, un exdiplomático que ahora trabaja para un think tank, tiene también nacionalidad húngara y las autoridades de Hungría han pedido a China que les permita contactar con el arrestado.

Contador