Actualizado 22/02/2022 16:38

El CICR alerta del riesgo de "implicaciones humanitarias a gran escala" por el repunte de los combates en Ucrania

Daños materiales en un ataque con artillería contra una guardería en el este de Ucrania
Daños materiales en un ataque con artillería contra una guardería en el este de Ucrania - Jakub Podkowiak/Presscov/PRESSCO / DPA

En directo | Crisis en Ucrania

En directo | Crisis en Ucrania

Muestra su "gran preocupación" y advierte de que podría haber una suspensión de los servicios esenciales

MADRID, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha mostrado este martes su "gran preocupación" por el repunte de los combates en el este de Ucrania y ha alertado de que si no se protegen los servicios esenciales podría haber "implicaciones humanitarias a gran escala" en la región del Donbás.

"Estamos muy preocupados por la intensificación de los combates en el este de Ucrania durante los últimos días. Las hostilidades en torno a la línea de contacto han causado nuevamente agitación, pérdida y temor en la vida diaria de la gente, incluida la amenaza de la suspensión de los servicios básicos", ha manifestado un portavoz del organismo en declaraciones a Europa Press.

Así, ha subrayado que "sin una acción urgente para proteger estos servicios, se esperan implicaciones humanitarias a gran escala" y ha agregado que "la prioridad del CICR es asistir a las personas de la mejor forma posible durante este periodo de aumento de las tensiones y ansiedad para ellas".

"Nuestros equipos están presentes en Donetsk y Lugansk y están trabajando", ha recalcado, al tiempo que ha incidido en que el organismo "está respondiendo a la escasez de agua derivada de la alteración del suministro por la intensificación de los combates, que han dejado fuera de servicio varias estaciones y líneas que dan servicio a más de un millón de personas".

De esta forma, el portavoz del CICR ha señalado que la organización "lleva en Donbás durante los ocho años de conflicto, dando asistencia a la población de la región". "Si la situación se deteriora, estamos dispuestos a expandir nuestro trabajo para adaptarnos a las emergentes y nuevas necesidades. No nos vamos a ir ahora y seguiremos trabajando con las comunidades afectadas", ha zanjado.

Los combates han aumentado durante los últimos días ante las tensiones sobre el despliegue de tropas rusas cerca de la frontera, que llevaron a Kiev y a sus socios occidentales a denunciar planes por parte de Moscú sobre una invasión del país europeo.

Durante la jornada del lunes, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, reconoció la independencia de ambas regiones ucranianas y ordenó horas después la entrada de las Fuerzas Armadas rusas en las mismas en el marco de una "misión de mantenimiento de la paz", unas decisiones criticadas duramente por la mayoría de la comunidad internacional.

El Gobierno ucraniano cifró el lunes en 14.000 los muertos en los ocho años de conflicto en el este del país, antes de agregar que al menos 30.000 personas han resultado heridas, mientras que 1,5 millones de personas se han visto obligadas a huir de sus hogares en Crimea y Donbás para escapar de "la ocupación" rusa del territorio de Ucrania.

Más información