Condenan a un soldado estadounidense que falseó las pruebas de la ejecución de dos civiles iraquíes

Actualizado 29/09/2007 17:40:44 CET

BAGDAD, 29 Sep. (EP/AP) -

Un consejo militar sentenció el sábado al francotirador del Ejército estadounidense, especialista Jorge G. Sandoval, a cinco meses de prisión, degradación y pérdida de su paga, por colocar evidencias falsas en relación con la muerte de dos civiles iraquíes.

Sandoval, de 22 años, fue exonerado de los cargos de homicidio por las muertes de dos hombres no identificados, ocurridas en abril y mayo. El comité decidió que el soldado es culpable de cargos menores, como colocar un cable de detonador cerca de uno de los cadáveres, para aparentar que el fallecido era un insurgente.

"Me siento afortunado por haber cumplido esta sentencia", dijo Sandoval. "Estoy agradecido por tener la posibilidad de continuar en el Ejército".

"Dado que a Sandoval se le tomó en cuenta el tiempo que ha pasado detenido, y debido a que ha mostrado buena conducta, la pena que le resta es de 44 días en prisión, antes de que pueda volver a su unidad", dijo su abogado. Sandoval será degradado a soldado raso y deberá renunciar a su paga correspondiente al periodo de confinamiento.

La fiscalía había señalado que Sandoval debía ser sentenciado a cinco años de prisión.

Sandoval, originario de Laredo, Texas, se enfrentaba a cinco cargos por la muerte de los dos iraquíes. En un polémico testimonio realizado durante el juicio militar, algunos colegas del soldado declararon que seguían órdenes cuando acribillaron a los civiles en dos hechos separados, cerca de Iskandariya, un área dominada por los sunitas, unos 50 kilómetros al sur de Bagdad.

Los sargentos Evan Vela y Michael Hensley están acusados como parte del caso y se enfrentarán a juicios separados. Gary Myers, uno de los abogados de Vela, dijo esta semana que los francotiradores del Ejército que buscaban a los insurgentes en Irak tenían órdenes de atraer a sus blancos con materiales sospechosos, como cables de detonador, y de matar a quienes recogieran esos objetos.

Sobre esa supuesta forma de operar, el capitán Craig Drummond, abogado defensor de Sandoval, dijo que no estaba claro "qué programas se aplicaban ni cuándo", especialmente "si algunos actos hacían que las reglas resultaran poco claras". El juicio de Hensley comenzaría el 22 de octubre, mientras que una audiencia preliminar en el caso de Vela está prevista para la semana próxima.