Los conservadores consideran poco representativo el dictamen del Supremo a favor del matrimonio homosexual

Publicado 26/06/2015 18:46:25CET

NUEVA YORK, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

Gran parte de los conservadores estadounidenses, entre ellos el candidato a la nominación republicana a la Presidencia, Rick Santorum, se han alineado con la opinión del magistrado del Tribunal Supremo Antonin Scalia que considera el dictamen mayoritario de la corte a favor del matrimonio homosexual como inaceptable por la falta de representatividad.

Scalia argumenta en su disensión que ninguno de los nueve jueces del Supremo representan al llamado "cinturón evangélico" de Estados Unidos, que aglutina a la mayor parte de los opositores a la legalización total del matrimonio gay.

"Permitir que una cuestión como el matrimonio del mismo sexo sea decidida y resuelta por un grupo de patricios viola el principio de que no existe transformación social sin representación", escribe Scalia, cuya opinión se suma a otros tres jueces derrotados por un ajustado margen de cinco votos a favor del matrimonio gay.

Otro de los magistrados opuestos al dictamen ha sido Clarence Thomas, quien argumentó que "el estado no puede conceder ni arrebatar la dignidad de las personas".

El candidato Santorum ha hablado a través de Twitter para rechazar el dictamen del Supremo. "Hoy, cinco jueces no elegidos han redefinido la unidad sobre la que se funda la sociedad. El Supremo es una de las tres ramas del Gobierno y su historia de veredictos es imperfecta. Las apuestas están demasiado altas como para que estos jueces no elegidos tengan competencias sobre el matrimonio. Ahora es el turno de que hable la gente", ha escrito.

El también candidato republicano Jeb Bush ha usado su blog personal para oponerse al dictamen. "Creo que el Tribunal Supremo debería haber dejado esta decisión en manos de los estados", ha escrito, en un tono más conciliador que el de Santorum.

"En un país tan diverso como el nuestro, la buena gente con opiniones opuestas deberían ser capaces de convivir. Es crucial que, como país, protejamos la libertad de religión y el derecho de consciencia", ha concluido.