Continúan las protestas en Burundi tras la decisión de Nkurunziza de presentarse a un tercer mandato

Actualizado 02/06/2015 18:17:00 CET

BUYUMBURA, 2 Jun. (Reuters/EP) -

La Policía burundesa ha disparado contra los manifestantes que han tomado este martes las calles de la capital de Burundi, Buyumbura, protagonizando nuevas protestas contra la decisión del presidente, Pierre Nkurunziza, de presentarse a un tercer mandato, según han asegurado varios testigos.

Los detractores del presidente han denunciado que su intención de presentarse de nuevo a los comicios es inconstitucional, mientras que sus simpatizantes aseguran que el Tribunal Constitucional le permite postularse otra vez como candidato. Se trata de la peor crisis en el país desde el fin del conflicto étnico que desembocó en una guerra civil que duró de 1993 a 2005.

Los manifestantes han mostrado su irritación después de que la cumbre de líderes africanos del fin de semana no haya instado a Nkurunziza a desestimar su idea de presentarse de nuevo y sólo haya pedido un retraso en las elecciones.

Varios testigos en Cibitoke y Musaga, dos distritos inestables de Buyumbura, han asegurado que la Policía ha disparado contra los manifestantes en las protestas de esta mañana. Los altercados se han saldado con un herido en el barrio de Musaga y con otros cuatro detenidos, según han asegurado los testigos.

La Policía ha negado sistemáticamente haber disparado a los manifestantes, que han quemado neumáticos y han lanzado piedras a las fuerzas de seguridad durante varias semanas de protestas. Varios activistas aseguran que al menos 30 personas han perdido la vida en los disturbios, que comenzaron el 26 de abril.

El portavoz presidencial, Gervais Abayeho, afirmó el lunes que el Gobierno considera la idea de retrasar los comicios, como solicitaron los líderes de la región en la cumbre del domingo en Dar es Salaam, Tanzania.

"La cumbre de Dar es Salaam fue un fracaso porque la causa de las protestas es el posible tercer mandato de Nkurunziza", ha afirmado Claver, un manifestante en Musaga que se negó a proporcionar su nombre completo por temor a represalias gubernamentales.

Las elecciones locales y regionales ya han sido retrasadas durante más de una semana al 5 de junio, aunque los expertos consideran que será complicado cumplir este plazo. La fecha de las elecciones presidenciales está fijada para el 26 de junio y las del Senado para el 17 de julio.

La Comunidad del Este de África --que comprende a Ruanda, Kenia, Tanzania, Uganda y Burundi-- acompañada por el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, ha pedido posponer las elecciones "al menos" un mes y medio, sin proporcionar más detalles.

La oposición también ha pedido un retraso en los comicios y ha amenazado con boicotear el proceso electoral del 5 de junio. Algunos políticos opositores han asegurado que las elecciones deberían producirse antes de que finalice el mandato del presidente actual, el día 26 de agosto.

La Unión Europea y la Iglesia Católica de Burundi se retiraron del proceso de observación de las elecciones, argumentando que el voto no será justo debido a las revueltas y a la represión en los medios de comunicación.

Fuentes diplomáticas han asegurado que si las protestas continúan, existe la posibilidad de que se reabran las heridas por los conflictos étnicos del pasado. La guerra civil enfrentó al Ejército, en aquel momento controlado por la minoría tutsi, contra los rebeldes de la mayoría hutu, que se encontraba organizada en varios grupos, incluyendo uno liderado por Nkurunziza. La violencia ha sacudido una región con una larga historia de conflictos étnicos.