Actualizado 22/12/2007 21:01 CET

Los cooperantes de El Arca de Zoé acusan a sus contrapartes de mentir sobre la procedencia de los menores

YAMENA, 22 Dic. (EP/AP) -

Los cooperantes de la ONG francesa El Arca de Zoé detenidos en Chad por intentar, presuntamente, sacar ilegalmente a más de un centenar de menores del país para entregarlos a familias de acogida en Francia declararon hoy ante el tribunal que juzga el caso que sus contrapartes chadianas les engañaron sobre la procedencia de los menores.

"La operación pretendía evacuar a menores huérfanos procedentes de la guerra de Darfur, no de Chad. Nunca tuve ninguna duda sobre su origen sudanés", explicó Emilie Lelouch, una de las acusadas.

Lelouch se encuentra detenida en Chad junto a otros cinco cooperantes franceses, tres chadianos y un sudanés por intentar sacar del país a 103 menores en un avión de una compañía española. Los tripulantes españoles y los periodistas franceses que acompañaban a los cooperantes y a los niños fueron liberados en pocos días.

Los niños resultaron ser chadianos con familias y no sudaneses huérfanos, tal como defendía la ONG en un primer momento. Las familias aseguran ignorar que fueran a ser trasladados a Francia y sólo se les prometió una educación para los menores. Lelouch aseguró que nunca conoció a ningún familiar de los niños, sólo jefes de pueblos que presentaban a los menores como sudaneses.

"Francia es un país en paz. Incluso en Chad esos niños no estaban seguros", afirmó Lelouch en su declaración, durante la que dijo que los cooperantes hayan mentido a sus familias.

Otra cooperante de El Arca de Zoé, Nadia Merimi Aubry, ratificó la declaraciones de Lelouch y aseguró que ambas seguían las instrucciones de su director de misión, por lo que no tomaron ninguna decisión por sí mismas.

Sin embargo, sus declaraciones entran en contradicción con las de Ibrahim Adam, un sudanés acusado de complicidad en el secuestro de 63 de los menores. Declaró que las mujeres mentían. "Es falso. Lo blancos me dijeron que habían venido para ayudar a los niños pobres de Adre (una localidad del este de Chad)", y no a los refugiados de Darfur, dijo.

(EUROPA PRESS INTERNACIONAL)