Actualizado 30/11/2017 21:02 CET

Correa denuncia un "golpe de Estado" por el plan de Moreno de forzar una consulta para limitar los mandatos

Rafael Correa
REUTERS / STRINGER .

QUITO, 30 Nov. (Reuters/EP) -

El ex presidente ecuatoriano Rafael Correa ha denunciado que hay un "golpe de Estado" en marcha por los decretos emitidos por su sucesor en el cargo, Lenín Moreno, para instar al Consejo Nacional Electoral (CNE) a convocar una consulta popular con la que pretende, entre otras cosas, limitar el número de mandatos presidenciales, impidiendo así al que fuera su padrino político que vuelva al Palacio de Carondelet.

"Estamos enfrentando un golpe de Estado", ha dicho Correa en un encuentro con la prensa extranjera en Quito. "Se quiere convocar directamente a una consulta popular inconstitucional, haciendo tabla rasa del informe de la Corte Constitucional, que es obligatorio" y que vetó la votación, ha señalado.

El Gobierno presentó el miércoles varios decretos en el CNE en los que insta al órgano electoral a convocar la consulta popular, para lo cual tiene un plazo de 15 días. El Ejecutivo ha justificado este paso por la demora "injustificada" de la Corte Constitucional en decidir sobre la validez de las preguntas a plantear.

El alto tribunal acumula un retraso de 20 días y su presidente ha convocado a los nueve magistrados que lo componen a una reunión extraordinaria el 5 de diciembre para analizar el tema, si bien ha dejado claro que lo hará con respeto a "los tiempos previstos en la normativa constitucional, legal y reglamentaria pertinente".

Moreno, que defiende la consulta popular como "un derecho del pueblo", pretende preguntar a los ecuatorianos sobre varias cuestiones --corrupción, participación ciudadana, la ley de plusvalía, el parque nacional Yasuní y la no prescripción de los crímenes contra niños y adolescentes--.

Sin embargo, la más importante es la que plantea descartar la posibilidad de que haya una reelección indefinida limitando el número de mandatos que puede sumar una sola persona. Esta reforma ha sido interpretada como un ataque directo a Correa porque actualmente la legislación ecuatoriana solo prohíbe cierto número de mandatos sucesivos.

Para Correa, el Gobierno ha recurrido al uso de decretos porque "no tenía mayoría en la Corte Constitucional". El ala 'correísta' del gobernante Alianza País ha presentado este jueves un recurso de inconstitucional solicitando que se suspendan los efectos de estos decretos hasta que el tribunal decida sobre el fondo del asunto.

Este movimiento de Moreno ha supuesto la ruptura total con Correa, del que fue vicepresidente durante la mayor parte de sus diez años de mandato. "Soy opositor al Gobierno y después de esto no puede haber ningún acercamiento", ha afirmado Correa. "Estamos luchando contra un Goliat sin escrúpulos y embriagado de poder", ha recalcado.

El distanciamiento de Moreno de la línea oficial ha obligado a Correa a regresar a Ecuador desde Bélgica, país natal de su mujer al que se trasladó tras entregar la vara de mando al que creía su 'hombre de confianza' el pasado 24 de mayo.

Para leer más