Actualizado 16/07/2007 20:50 CET

Croacia.-El ex ministro del Interior durante la guerra dice que las víctimas serbias no eran civiles ya que iban armadas

ZAGREB, 16 Jul. (EP/AP) -

El ex ministro del Interior de Croacia, Ivan Jarnjak, testificó hoy en el juicio contra los generales croatas Mirko Norac y Rahim Ademi, acusados de cometer atrocidades durante la guerra en 1993, y dijo que todos los serbios que se encontraban en el área iban armados y que no se puede considerar a ninguno civil.

Jarnjak, que era ministro del Interior en 1993, dijo hoy que "de facto no había civiles" en los poblados de Medak Pocket dominados por los serbios. "Estaban todos armados, en servicio de los paramilitares serbios y lucharon activamente", dijo al testificar en el juicio. "Cuando dos ejércitos se enfrentan, algo debe ser destruido y alguien debe morir", añadió.

Los ex generales Norac y Ademi, que durante la guerra eran comandantes del enclave en Medak, en el centro de Croacia, están acusados de la matanza de unos 30 civiles serbios en septiembre de 1993, después del ataque de Zagreb para recuperar el territorio tomado por los serbios en la Guerra de Independencia de Croacia, que comenzó en 1991.

La Fiscalía enumera unas 30 víctimas serbias, incluyendo a una anciana ciega de 84 años, que fue tiroteada frente a su casa, un hombre al que le prendieron fuego, y un disminuido psíquico de 31 años, que presuntamente fue atado a un coche por un grupo de soldados croatas y arrastrado por las inmediaciones antes de ser incinerado.

Efectivos de las unidades de mantenimiento de paz de la ONU, presentes durante los hechos, acusaron a los soldados croatas de matar intencionadamente a civiles e incendiar sus casas, bajo la política de "arrasar la tierra". Por su parte, observadores independientes sostienen que los croatas mataron a civiles serbios para vengar a sus propias víctimas. Sin embargo, algunos croatas sostienen que todos los serbios que se encontraban en el área tomaron las armas para luchar contra la independencia croata de la antigua Yugoslavia.

Por otro lado, tribunales locales condenaron a varios croatas por crímenes de guerra en los últimos años, pero el juicio de Norac y Ademi pone a prueba la habilidad de Croacia para llevar a cabo juicios imparciales. Si son condenados, ambos generales se enfrentarán a 20 años de prisión, aunque Norac ya está cumpliendo una sentencia de doce años por planear la matanza de civiles serbios en el área de Gospic en 1991.

Norac y Ademi son los oficiales de mayor rango que están siendo juzgados por atrocidades contra la población serbia. Ambos se han declarado no culpables de los cargos que se les imputan y se espera que el juicio, que comenzó en junio, dure un año.