Crónica Afganistán.- Seúl consigue la liberación de los rehenes surcoreanos a cambio de su retirada de Afganistán

Actualizado 28/08/2007 21:41:37 CET

Además de esta retirada, que ya estaba prevista de antemano, promete a los talibán que prohibirá que misioneros surcoreanos viajen al país

SEUL, 28 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno surcoreano llegó hoy a un acuerdo hoy para la liberación de los 19 rehenes de esta nacionalidad secuestrados desde el pasado 19 de julio a cambio de la retirada de sus tropas de Afganistán antes de finales de año --algo que ya tenía previsto hacer-- y de comprometerse a prohibir a los misioneros cristianos surcoreanos viajar a territorio afgano.

Por el momento no se sabe cuándo se producirá la liberación efectiva de los 19 de los 23 rehenes inicialmente secuestrados por los talibán que todavía quedan en manos de estos, si bien un portavoz de la milicia explicó que su puesta en libertad será progresiva, ya que se encuentran divididos en varios grupos dispersados por todo el país.

"El acuerdo para la liberación de los rehenes fue alcanzado tras conversaciones directas entre negociadores surcoreanos y talibán desde las 17:48 horas (en Corea) a las 19:20 horas", anunció en Seúl un portavoz de la presidencia surcoreana (Cheong Wae Dae), Cheon Ho Seon, citado por la agencia oficial Yonhap, quien dio la "bienvenida" al acuerdo.

Por su parte, el portavoz de los talibán, Qari Yusuf Ahmadi, también confirmó a la agencia el acuerdo, pero previno de que llevará algún tiempo la liberación de todos los secuestrados. "Los rehenes están desperdigados por todo Afganistán, por tanto, no pueden ser liberados de una vez", señaló Ahmadi. Posteriormente precisó que la liberación de todo el grupo podría llevar hasta "cinco días".

El grupo de 23 surcoreanos, todos ellos voluntarios de una iglesia cristiana de su país, fueron secuestrados el 19 de julio cuando viajaban de Kabul a Kandahar (sur) donde prestaban asistencia médica gratuita a ciudadanos afganos. Dos de ellos, incluido el líder del grupo, fueron abatidos por los secuestradores, mientras que dos mujeres fueron liberadas el pasado 13 de agosto mes y regresaron a Corea del Sur.

El acuerdo para la liberación de los rehenes se produce tras una serie de encuentros cara a cara entre responsables surcoreanos y milicianos talibán que comenzaron el 10 de agosto, después de que el Gobierno afgano se negara a cumplir con la demanda de los secuestradores de que se liberara a varios de sus milicianos encarcelados a cambio de la libertad de los rehenes. El encuentro de hoy tuvo lugar en la ciudad de Ghazni, en el centro del país, gracias a la mediación del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

AL MENOS DOCE ESTAN VIVOS

Antes de que se alcanzara el acuerdo, la presidencia surcoreana informó hoy de que había confirmado que al menos doce de los rehenes están vivos en conversaciones telefónicas directas con ellos y posteriormente el portavoz oficial aseguró que "el Gobierno adoptará todas las medidas necesarias para el regreso sanos y salvos de todos los rehenes".

Para ello, explicó, los talibán han puesto la condición de que Seúl retire su contingente de 200 hombres de Afganistán antes de finales de año --medida que ya figuraba en los planes de las autoridades surcoreanas antes del secuestro y que ayer mismo confirmó el Ejército que se llevaría a cabo-- y que imponga una prohibición a los misioneros cristianos surcoreanos de viajar a este país del sureste asiático.

En este sentido, Cheon precisó que se cree que todos los activistas y cooperantes surcoreanos que se encontraban en Afganistán en el momento del secuestro ya han abandonado el país después de que el Gobierno surcoreano prohibiera toda visita no autorizada por los responsables afganos a principios de este mes.

NO HA HABIDO RESCATE

Por otra parte, el portavoz presidencial rechazó que además de estas dos condiciones Seúl haya pagado algún tipo de rescate ni ha hecho ninguna otra oferta adicional para conseguir convencer de forma tan repentina a los talibán de que liberen a los rehenes. "Respecto a la demanda de los secuestradores, intentamos dar respuestas sinceras, ofreciendo alternativas que puedan cumplirse al tiempo que tomamos en consideración la postura del Gobierno afgano", explicó el portavoz en la rueda de prensa.

Inicialmente, los talibán habían pedido a cambio de la puesta en libertad de los rehenes surcoreanos que se liberara al mismo número de sus combatientes encarcelados, algo a lo que el Gobierno del presidente afgano, Hamid Karzai, se negó desde el primer momento. Según Ahmadi, los secuestradores decidieron entonces cambiar su demanda tras darse cuenta de que no estaba al alcance de las autoridades surcoreanas el cumplirla.