Actualizado 13/03/2007 21:02 CET

Crónica Bosques.- La lucha contra la deforestación permite el aumento de la superficie forestal en algunos países

En un informe, la FAO advierte también de los peligros a los que se enfrentan los bosques, entre ellos los incendios forestales

ROMA, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

La lucha contra la deforestación a nivel mundial parece que está teniendo sus primeros efectos positivos, según se desprende del informe 'Situación de los Bosques del Mundo 2007' (SOFA 2007) presentado hoy por el Fondo de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en el que se afirma que tras siglos de deforestación, diversas regiones del mundo están cambiando de tendencia y ven crecer su superficie forestal.

El informe fue presentado hoy en la apertura de la 18 Sesión del Comité Forestal de la FAO y en él se subrayan los efectos positivos en la defensa de los bosques, de la prosperidad económica y la adecuada ordenación forestal, destacando que más de 100 países han establecido programas forestales a nivel nacional.

La cubierta forestal a nivel mundial alcanza casi 4.000 millones de hectáreas, y cubre cerca del 30% de la superficie terrestre. Entre 1990 y 2005, el mundo perdió el 3 por ciento de su superficie forestal, con una reducción media del 0,2% anual, según los datos de la FAO.

Entre 2000 y 2005, 57 países experimentaron un incremento de su superficie forestal, mientras que 83 registraron una reducción. La pérdida neta de bosques se sitúa en 7,3 millones de hectáreas anuales, unas 20.000 hectáreas diarias, superficie que equivale dos veces a la ciudad de París.

"Muchos países han demostrado voluntad política para mejorar la gestión de los bosques y revisar sus políticas y legislaciones, así como para reforzar las instituciones forestales", indicó el director general adjunto de la FAO, David Harcharik, subrayando que "cada vez se presta más atención a la conservación del suelo y los recursos hídricos, la biodiversidad y a otros valores medioambientales".

Sin embargo, lamentó que "los países que encuentran mayores dificultades a la hora de alcanzar una gestión sostenible de los bosques son aquellos que tienen elevados índices de pobreza y sufren conflictos civiles".

Según la FAO, un grupo de diez países reúne el 80% de los bosques primarios del mundo. Dentro de este grupo Indonesia, México, Papua Nueva Guinea y Brasil experimentaron las mayores pérdidas de bosques primarios entre 2000 y 2005.

AUMENTO DE SUPERFICIE

No obstante, en Asia y el Pacífico la superficie forestal neta se incrementó entre 2000 y 2005, invirtiendo la tendencia negativa de las últimas décadas. El incremento se produjo principalmente, según el informe de la FAO, en Asia oriental, donde las cuantiosas inversiones en plantaciones forestales en China compensaron las elevadas tasas de deforestación en otras áreas. De hecho, añade la agencia de la ONU, la pérdida neta de bosques se aceleró en el sureste asiático en ese mismo período.

El informe considera que el rápido crecimiento económico en China e India puede ayudar a crear las condiciones necesarias para una ordenación sostenible de los bosques, y destaca que las instituciones forestales en la región se están fortaleciendo en diversos países, y continúa la tendencia hacia procesos de toma de decisiones más participativos.

Sin embargo, en algunos lugares aumenta la tala ilegal de bosques, mientras que los incendios forestales pueden ser cada día más graves si el clima mundial sigue su proceso de calentamiento, previene la agencia de la ONU.

En África, la defensa de los bosques está logrando apoyo y compromisos políticos al más alto nivel, mientras que los países de América Latina han creado redes para combatir los incendios forestales, mejorar la eficacia en la gestión de zonas protegidas y el manejo de recursos hídricos, indica el informe, que expresa la esperanza de que en ambos casos estas medidas permitan mejorar la ordenación forestal.

MAYORES PERDIDAS

Según el 'SAFO 2007', África, América Latina y el Caribe son en la actualidad las regiones que experimentan mayores pérdidas. África, con el 16% de la superficie forestal mundial, perdió el 9% de sus bosques entre 1990 y 2005. La región latinoamericana, con el 47% de los bosques de todo el mundo, vio como la tasa de pérdida anual pasaba del 0,46 al 0,51% entre 2000 y 2005. Por el contrario, Europa y Norteamérica mostraron durante el mismo periodo incrementos netos en su superficie forestal.

Por otra parte, el informe también hace alusión a las amenazas a las que se enfrentan los bosques mundiales. En este sentido, señala que éstos también son vulnerables a otras amenazas, como insectos, enfermedades, especies invasivas e incendios forestales. El incremento del transporte y los viajes, así como el creciente comercio internacional, han favorecido la propagación de plagas, apunta la FAO, resaltando la creciente tendencia hacia la adopción de estrategias frente a las plagas forestales, en particular en los países desarrollados.

Asimismo, afirma que aunque muchos países señalan un aumento en la gravedad en los incendios forestales, no existe suficiente información para concluir si la superficie total quemada o el número de incendios se están incrementando a nivel mundial. Según la FAO, entre el 80 y el 99% de todos los incendios forestales están causados por el hombre de forma intencionada, en su mayoría para obtener tierras para la agricultura.

Por último, la FAO reconoce que cada día es más evidente que los bosques se verán profundamente afectados por el cambio climático, al igual que aumentará el daño provocado por los incendios, las plagas y las enfermedades, y lamenta que las nuevas inversiones en bosques para mitigar el cambio climático estén muy retrasadas con respecto a las expectativas optimistas creadas tras la entrada en vigor del Protocolo de Kioto en 2005.