Actualizado 07/01/2007 16:23 CET

Crónica Chile.- La familia Pinochet, enfrentada, hace desesperadas gestiones para acceder a su millonaria herencia

Las "diferencias" en el testamento profundizarán las distancias entre los cinco hijos del fallecido ex dictador

SANTIAGO, 7 Ene. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

La investigación del Senado estadounidense que, en el año 2004, permitió por primera vez cuantificar la fortuna del ex dictador chileno Augusto Pinochet, y que tantos dolores de cabeza le dio en vida al ex gobernante de facto y a su familia, está en la víspera de quedar sin responsables. Pese aque todos los antecedentes indican que Pinochet amasó de manera ilícita los 23 millones de euros en cientos de cuentas, que incluso abrió con identidades falsas y fotos en las que aparece disfrazado, su muerte, el pasado 10 de diciembre, puso una lápida a la investigación y alivió a sus descendientes, quienes ahora, en paralelo con el luto, hacen desesperadas gestiones para acceder a su herencia. Todo en silencio porque no han querido hablar.

Finalmente, el único costo para la otrora familia más poderosa de Chile es que la investigación por las cuentas secretas fue lo que permitió técnicamente al Gobierno de Michelle Bachelet negar un funeral de Estado al ex dictador. Tras el sobreseimiento del caso de Pinochet, su viuda Lucía Hiriart; cuatro de sus cinco hijos (Lucía, Jacqueline, Verónica y Marco Antonio) y su ex albacea y ex secretaria acaban de quedar libres de la investigación judicial, después de que, en la primera semana de 2007, la Corte de Apelaciones de Santiago revocara los procesamientos que pesaban en su contra, como presuntos cómplices del patriarca en los delitos de evasión tributaria, enriquecimiento ilícito y falsificación de pasaportes.

Pasando por alto los problemas "menores", como la reducción de los ingresos de la viuda, que deberá vivir con una pensión de 2.134 euros mensuales, bastante menos que lo que recibía Pinochet en vida como ex comandante en jefe, ex presidente y ex senador, y que deberá cambiar su contingente de "asistentes" militares por un chofer, un mayordomo y un par de escoltas, sus abogados trabajan para levantar el embargo que pesa sobre la fortuna del ex dictador, estimada en 1,1 millón de euros en propiedades y cinco millones en cuentas bancarias chilenas, sumados a los 23 millones de las cuentas secretas del Banco Riggs. De momento, Lucía Hiriart, que cumplió 84 años el mismo día en que murió su marido, ya cobró 28.500 euros del seguro de vida de Pinochet, para lo cual sus cinco hijos debieron renunciar a sus derechos.

TESTAMENTO

Fuentes judiciales confirmaron a Europa Press que el testamento de Pinochet levantará algo de polémica, ya que el anciano militar habría beneficiado mayoritariamente a la menor de sus hijas, Jacqueline, que era su predilecta, debido a que tiene siete hijos, producto de tres matrimonios. Las segundas beneficiadas serían su primogénita, Lucía, y su viuda. Pinochet redactó ese testamento en 2000, cuando regresó a Santiago tras estar 503 días arrestado en Londres, gracias a la investigación del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón.

Las "diferencias" en el testamento no harán más que profundizar las distancias entre los cinco hijos del fallecido general, quienes no se visitan, no hablan e incluso en las últimas horas de Pinochet, lo visitaban en distintos horarios, para no encontrarse. Hasta el funeral, cuando aparecieron todos juntos, al lado de su madre. Marco Antonio Pinochet visitó el viernes al abogado Pablo Rodríguez, con quien, según fuentes judiciales, vio el tema del testamento, aunque, al salir del encuentro, aseguró que "no se tocó ese tema y eso se verá con la familia en su momento, cuando estimemos adecuado".

Todo indica que las diferencias entre los Pinochet comenzarán a manejarse en privado, tras la muerte del ex dictador, y que quedarán lejos las peleas que, incluso a través de los medios de comunicación, sostuvieron mientras el padre estaba con vida. Como sea, liberados del proceso por las cuentas del Riggs, los Pinochet quedarán libres de cualquier amenaza judicial, ya que sobre ellos no hay causas por violaciones de Derechos Humanos, como las que pesaban en contra del hoy fallecido comandante en jefe benemérito.

SECRETO A VOCES

Durante todos los juicios que enfrentó Pinochet, siempre tuvo el mismo abogado: Pablo Rodríguez Grez, que nunca cobró por ser el jefe de su defensa y que fue ovacionado en la Escuela Militar, durante los multitudinaros funerales de su cliente. A Rodríguez, que en los setenta fue un activo miembro de Patria y Libertad -grupo paramilitar de derecha responsable de hechos de violencia durante el gobierno de Salvador Allende- se le reconoce el mérito de que si bien Pinochet estuvo muchas veces procesado, jamás fue condenado.

Hoy, cuando las cenizas de su defendido descansan en una capilla en la casa de verano que seguirá siendo de la familia, Pablo Rodríguez está abocado a conseguir liberar la fortuna de Pinochet. "Los embargos tienen que ser dejados sin efecto y los bienes tienen que ser necesariamente entregados a la sucesión de Pinochet; ellos verán cómo los distribuyen", dijo el jurista.

Un abogado que litigó contra Rodríguez en los innumerables juicios en los que defendió a Pinochet, se atrevió a verbalizar lo que es un secreto a voces en los Tribunales: que lo más probable es que la familia se quede con toda la fortuna, incluyendo el dinero del Riggs. "Si seguimos así van a volver las propiedades a la familia, se van a repartir entre los herederos los millones incautados y no se van a investigar otras aristas que podrían explicar el enriquecimiento ilícito de Pinochet", dijo el abogado Alfonso Insunza.

Las críticas crecen en las organizaciones de Derechos Humanos y que representan a las víctimas y a sus familias. Su escaso nivel de confianza en los tribunales quedó clara ayer, cuando anunciaron la creación de un tribunal popular que, con juristas internacionales, en un plazo de cuatro meses, hará un juicio público y dictará "condena popular" contra Pinochet, bajo el lema 'Yo acuso, Chile acusa'.

MEJOR ESCENARIO

Fuentes cercanas a la familia del ex dictador aseguran que, con su muerte, Pinochet dejó a sus parientes en un mejor escenario. Más allá de la "carga" de llevar un apellido de tanto significado para la historia de Chile, poco y nada será lo que las contrapartes puedan hacer en tribunales para lograr alguna condena "post mortem" en contra del ex militar golpista.

Su muerte, como ya ocurrió con el caso Riggs, obligará a cerrar los procesos y, tarde o temprano, los bienes de Pinochet volverán a manos de su familia, sin que ningún tribunal pueda determinar su procedencia real. Lo que pudo ser un costo, que su nieto Augusto haya sido expulsado del Ejército tras un encendido discurso político durante el funeral, podría ser una ganancia para la familia, ya que el joven ingeniero de 34 años analiza, ahora como civil, diversas ofertas de la derecha para entrar en la arena política.

Mientras, los hijos y la viuda de Pinochet no hacen más que esperar que el mismo equipo de abogados que, de manera impecable según juristas de todos los ámbitos, impidió una condena para el ex dictador, muestre la misma eficiencia para liberar los embargos y rescatar la fortuna quien lideró la más larga y cruenta dictadura de la historia de Chile.