Crónica Irán.- El Consejo de Seguridad da de plazo a Irán hasta el 31 de agosto para suspender su programa nuclear

Actualizado 31/07/2006 22:32:51 CET

La resolución amenaza con sanciones económicas y diplomáticas a Teherán, que ha calificado la medida de "injustificada"

NUEVA YORK, 31 Jul. (del corresponsal de EUROPA PRESS Carlos López) -

El Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) aprobó hoy una resolución por la cual insta al Gobierno iraní a suspender su programa de enriquecimiento de uranio antes del 31 de agosto, advirtiendo a Teherán de que una negativa supondría la aplicación inmediata de las medidas expuestas en el artículo 41 del capítulo VII de la Carta de la ONU. Irán ha rechazado la resolución y ha insistido en que su programa nuclear "no representa amenaza para la paz y la seguridad internacional", por lo que calificó de "injustificado y carente de toda base legal o utilidad práctica" que el tema sea debatido en el Consejo de Seguridad.

El artículo 41 permite al Consejo de Seguridad aplicar medidas que no incluyan el uso de la fuerza para hacer cumplir sus resoluciones. Estas medidas pueden incluir desde la suspensión de las relaciones económicas de forma completa o parcial hasta la suspensión de las comunicaciones y la interrupción de las relaciones diplomáticas.

A petición de Rusia y China, el texto aprobado hoy es más suave que otros proyectos de resolución anteriores, que amenazaban a Irán con sanciones inmediatas. La nueva propuesta pide que el Consejo celebre nuevas reuniones antes de considerar las posibles sanciones. El proyecto ha sido aprobado por 14 votos a uno. Qatar, único país islámico del Consejo, votó en contra.

La resolución también expresa la convicción de que la suspensión del enriquecimiento de uranio y todas las actividades científicas y tecnológicas relacionadas abrirá paso a un acuerdo diplomático para el desarrollo de un programa nuclear con fines pacíficos en Irán. Asimismo, insta a los Estados miembros a que, en cumplimiento de la legalidad internacional, impidan y renuncien a transferir cualquier tipo de información, material o tecnología que pueda contribuir al programa iraní de enriquecimiento de uranio y programas militares.

El próximo 31 de agosto el director general de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), Mohamed ElBaradei, deberá emitir un informe en el que se examinen las medidas de cooperación, si las hubiere, adoptadas por Irán, en el cumplimiento de esta resolución, principalmente la suspensión efectiva del proceso de enriquecimiento de uranio. Una vez superado el plazo, el Consejo de Seguridad se reunirá para determinar futuras acciones.

PAQUETE DE INCENTIVOS

La resolución, elaborada por Reino Unido, Francia y Alemania con apoyo estadounidense, sucede a una presentada anteriormente el pasado 12 de julio por los ministros de Asuntos Exteriores de estos cuatro países y los de China y Rusia.

En el texto del 12 de julio se pedía al Consejo de Seguridad que adoptase una nueva resolución para exigir a Irán la suspensión de su programa nuclear y se reclamaba a Teherán una respuesta al paquete de incentivos ofrecido el pasado mes de junio a condición de que suspendiera sus actividades de enriquecimiento de uranio.

El Consejo de Seguridad ha decidido seguir adelante con su resolución sin esperar a la respuesta iraní a la oferta de incentivos, a pesar de que la semana pasada Teherán anunció que daría esa respuesta el próximo 22 de agosto y de que el pasado viernes el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Manuchehr Mottaki, aseguró que su Gobierno estaba dispuesto a negociar sobre su programa nuclear.

De hecho, el Ministerio iraní de Asuntos Exteriores ya advirtió ayer de que Teherán rechazaría el paquete de incentivos si el Consejo de Seguridad aprobaba el nuevo proyecto de resolución.

REACCIONES

El embajador iraní ante la ONU, Javad Zarif, ha rechazado la resolución con el argumento de que "el programa nuclear pacífico de Irán no representa amenaza para la paz y la seguridad internacional". "Por ello, tratar este tema en el Consejo de Seguridad es injustificado y carente de toda base legal o utilidad práctica", añadió.

Por su parte, el embajador de Qatar ante la ONU, Nassir Al-Nasser, declaró hoy que aunque las demandas de los seis países citados son legítimas, la resolución sólo contribuirá a aumentar la tensión en la región y que Irán debería tener más tiempo para responder.

"No estoy de acuerdo con que se presente esta resolución mientras nuestra región está que arde", prosiguió Al-Nasser. "No vemos ningún problema en esperar unos pocos días antes de agotar todos los medios para comprobar las verdaderas intenciones de Irán", añadió.

El embajador de Estados Unidos ante la ONU, John Bolton, manifestó hoy que la importancia de esta resolución no reside en el contenido de la misma a pesar de que claramente "concede autoridad a Naciones Unidas" y obliga a Irán al cumplimiento de las resoluciones anteriorse, sino en que fija un plazo para su cumplimiento.