Crónica Irán.- Teherán acoge con satisfacción la propuesta de Moscú para que el uranio sea enriquecido en Rusia

Actualizado 25/01/2006 19:25:22 CET

Irán advierte de que reanudará el enriquecimiento de uranio, que "no se limitaría a la investigación", en caso de denuncia ante la ONU

MOSCÚ/TEHERÁN, 25 Ene. (EP/AP) -

El secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional iraní, Ali Larijani, calificó hoy de "positiva" la oferta rusa que permitiría a su país enriquecer uranio en territorio ruso para suministrarlo a sus centrales nucleares, aunque afirmó que ahora es necesario acercar posiciones porque aún no se ha llegado a un ningún acuerdo al respecto. Asimismo, advirtió de que si finalmente se decide remitir el programa nuclear de Irán ante el Consejo de Seguridad de la ONU, Teherán reanudaría sus actividades de enriquecimiento de uranio y que éstas "no se limitarían a la investigación".

"Nuestro punto de vista sobre esta oferta es positivo y estamos intentando acercar las posiciones de las partes", declaró en rueda de prensa Larijani tras entrevistarse en Moscú con el director del Consejo de Seguridad ruso, Igor Ivanov. "Este plan puede ser perfeccionado en el futuro, en conversaciones adicionales que se celebrarán en febrero", añadió. "Hay muchos detalles relacionados con esta oferta aún por decidir, como la localización de la planta, la forma de participación, la cooperación técnica", prosiguió.

Los responsables rusos indicaron que las próximas negociaciones podrían celebrarse en Rusia el próximo 16 de febrero, dos semanas después de la sesión especial de la Junta de Gobernadores de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), que se celebrará los días 2 y 3 de febrero, en la que podría decidirse el traslado de la actividad nuclear iraní al Consejo de Seguridad de la ONU. Algunas opiniones críticas con el régimen islámico alegan que los iraníes están utilizando la propuesta rusa para ganar tiempo mientras aumenta la presión diplomática sobre Teherán en torno a su programa nuclear.

Al respecto, Larijani reiteró la amenaza de Irán de reanudar las actividades de enriquecimiento si finalmente se decide acudir al Consejo de Seguridad. "Si utilizan la presión política, si nuestro caso es tratado de forma no oficial por el Consejo de Seguridad, entonces, en cumplimiento de una decisión parlamentaria, nos veremos obligados a revocar el cumplimiento de todas las moratorias", advirtió.

"En esta situación, nuestras acciones no se limitarían a la investigación, comenzaríamos las actividades de enriquecimiento industrial", añadió. Asimismo, advirtió de que Irán podría verse obligado a abandonar el acuerdo suscrito en 2003 con la AIEA que autoriza a la agencia realizar inspecciones en las instalaciones nucleares iraníes, y anunció que se podrían adoptar otras acciones adicionales que serían reveladas "a su debido tiempo".

PRESIONES OCCIDENTALES

Larijani llegará mañana a Beijing para reunirse con las autoridades chinas. El vicesecretario de Estado norteamericano, Robert Zoellick, advirtió hoy a China de que el programa de armas nucleares iraníes podría amenazar a los intereses petroleros chinos en Oriente Próximo.

Estados Unidos y los países europeos quieren que la AIEA remita el asunto al Consejo de Seguridad de la ONU, pero necesitan convencer aún a China y a Rusia. Los países occidentales temen que Irán, que reanudó sus actividades nucleares el pasado 10 de enero tras 15 meses de moratoria, esté tratando de desarrollar armas nucleares, pese a que Teherán insiste en que su programa es sólo civil y pacífico y que sólo pretende generar energía.

Europeos y estadounidenses creen que Irán no está dando garantías de su buena fe con su insistencia en realizar todo el ciclo de enriquecimiento de uranio, el primer paso para la bomba atómica, sobre todo después de que la propia AIEA haya concluido que Irán no ha facilitado toda la información que se le ha pedido en los últimos años.

Varios ministros de Alemania, Francia, Reino Unido, Estados Unidos, Rusia y China volverán a reunirse la próxima semana para abordar el programa nuclear iraní, según informaron hoy fuentes del Foreign Office durante la visita que el jefe de la diplomacia británica, Jack Straw, realiza a Chipre.

Según estas fuentes, los ministros se reunirán al margen de una conferencia de donantes para Afganistán que se celebrará los días 31 y 1 de febrero en Londres. El objetivo de la reunión será preparar los próximos pasos para tratar el programa nuclear iraní, de cara a la sesión especial de la Junta de Gobernadores de la AIEA que se celebrará los días 2 y 3 de febrero.

Durante su reunión, Igor Ivanov y Ali Larijani coincidieron en que el conflicto debe ser resuelto "de forma diplomática dentro del marco de la AIEA". El Kremlin publicó ayer martes un comunicado en el que se mostraba partidario de aplazar el traslado del caso ante el Consejo de Seguridad y la firme oposición de Moscú a que se dicten sanciones internacionales contra Teherán.

Por su parte, el Gobierno alemán instó hoy a Teherán a aceptar la oferta rusa, aunque no precisó si la aceptación de la propuesta pondría punto y final a la polémica internacional creada por este asunto. "En principio consideramos que la propuesta rusa es constructiva", afirmó el portavoz del Gobierno alemán, Martin Jaeger. "No obstante, ahora corresponde a la parte iraní demostrar y explicar en negociaciones concretas hasta qué punto acoge la propuesta", apostilló.