Actualizado 12/06/2007 22:52 CET

Crónica O.Próximo.- Abbas llama al "cese inmediato de la violencia", mientras Hamás y Al Fatá intercambian acusaciones

Los actos de violencia se suceden en la franja de Gaza y amenazan con extenderse a Cisjordania, donde fue secuestrado un viceministro

JERUSALEN, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente palestino, Mahmud Abbas, hizo hoy un llamamiento a los milicianos de Al Fatá y de Hamás al "cese inmediato de la violencia", mientras la situación sigue deteriorándose por minutos con ataques contra intereses de cada uno de los movimientos por hombres armados del rival en la Franja de Gaza, aunque se teme que la tensión pueda extenderse a Cisjordania, donde fue secuestrado un viceministro de Al Fatá.

"Para proteger los intereses nacionales de nuestro pueblo e intentar frenar el derramamiento de sangre, yo, en mi posición de jefe de la Autoridad Palestina y jefe de todas las fuerzas de seguridad, llamo a un alto el fuego inmediato", señaló Abbas en una declaración.

Los enfrentamientos entre las facciones armadas de Al Fatá y de Hamás se han endurecido en las últimas horas y, según los balances que ofrecen los medios palestinos, alrededor de una veintena de personas han muerto --aunque el balance podría ascender ya a una treintena--. En los incidentes de hoy, según la agencia palestina Maan, han fallecido tres personas, un miembro de las fuerzas de seguridad cercano a Al Fatá, un miembro del brazo armado de Hamás --ambos en Deir al Balah-- y el sobrino del ex líder de Hamás Abdul Aziz Rantissi --abatido por Israel en 2003--, cuyo cuerpo apareció hoy tras haber sido secuestrado anoche.

Por otra parte, milicianos de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, brazo armado de Al Fatá, secuestraron al viceministro de Transportes, Faidi Shabaneh, miembro de Hamás, en la ciudad Ramala, en Cisjordania, lo que hace temer que la violencia pueda extenderse también a este territorio.

De hecho, las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa amenazaron con exportar la violencia a Cisjordania si Hamás sigue matando a sus miembros, después de que anoche muriera en los enfrentamientos el secretario general de Al Fatá el norte de la Franja de Gaza y miembro de las Brigadas, Jamal Abu al Jidyan.

En declaraciones a Maan, un portavoz de Al Fatá, Abu Uday, dijo que "si Hamás sigue matando a activistas de Al Fatá en la Franja de Gaza, como hicieron con Jamal Abu al Jidyan y su familia, nosotros atacaremos a todos los líderes de Hamás y sus activistas en Cisjordania sin excepciones".

INTENTO DE GOLPE DE ESTADO

Esta mañana, la oficina de Abbas había acusado en un comunicado a Hamás de planear un golpe de Estado contra el presidente. "Toda la información y las pruebas indican que hay una tendencia dentro de la dirección política y militar en Hamás que planea un golpe contra la presidencia palestina, creyendo que son capaces de controlar la Franja de Gaza por la fuerza", señaló el comunicado.

En este sentido, añade el texto, "la presidencia está haciendo frente seriamente al complot, que está siendo planeado por un pequeño grupo de líderes, especialmente aquellos que no están satisfechos con el acuerdo de La Meca y que están llevando al país a una fea guerra civil".

Entretanto, está previsto que esta tarde-noche se reúna el comité central de Al Fatá para decidir si abandonan el Gobierno de unidad nacional y el Parlamento ante la ola de violencia. Además, el movimiento que lidera Abbas acusó a Hamás de planear un "golpe sangriento" contra la Autoridad Palestina.

En un comunicado, Al Fatá acusó esta tarde a los dirigentes de Hamás de planear un "golpe sangriento" contra la Autoridad Palestina y advirtió de que no permitirá que "los corruptos establezcan un cantón de odio en la Franja de Gaza". Asimismo, el movimiento que lidera Abbas prometió que no abandonará "la protección de la Autoridad Palestina y el proyecto nacional de libertad soberanía e independencia".

El viceprimer ministro, Azzam al Ahmad, confirmó que Al Fatá decidirá hoy si se retira del Gobierno de unidad nacional y el Consejo Legislativo. "Si Al Fatá siente que la plataforma nacional está en peligro, está dispuesto a asumir sus responsabilidades solo", aseguró, subrayando que el acuerdo alcanzado en La Meca era un acuerdo de asociación y no para dividir el poder.

HAMAS ACUSA A AL FATA DE INTENTAR ASESINAR A HANIYEH

Desde Hamás también se han lanzado advertencias y amenazas. Así, miembros del Movimiento de Resistencia Islámica acusaron a Al Fatá, y en particular a la guardia presidencial de Abbas, de estar detrás del ataque con cohetes contra la residencia del primer ministro palestino, Ismail Haniyeh, esta madrugada, calificándolo de "intento de asesinato". En particular, los dirigentes de Hamás apuntaron a Mohamed Dahlan, hombre de confianza de Abbas y ex responsable de los servicios de seguridad palestinos, de haber orquestado el ataque.

Mientras, la Fuerza Ejecutiva, creada por Hamás el año pasado y una de las causas de fricción con Al Fatá, aseguró hoy que sus hombres, a los llamó a movilizarse y estar preparados para cualquier eventualidad, "no permanecerán" con los brazos cruzados ante los que incitan a atacarles.

En un comunicado, la Fuerza Ejecutiva defiende que forma parte de los servicios de seguridad palestinos y frente a los "sediciosos" que afirman que "es una fuerza ajena al pueblo palestino", que representa a la "élite" de las facciones de la resistencia palestina.

Sin embargo, esta tarde, en un aparente intento por calmar la situación, la oficina de Hamás en Cisjordania emitió una declaración condenando los enfrentamientos en la Franja de Gaza y rechazando todo tipo de violencia "entre hermanos". Según Hamás, los acontecimientos que se están viviendo en la Franja sólo sirve "a la ocupación", en referencia a Israel.

Por ello, añade la declaración recogida por Maan, "nosotros en Cisjordania deseamos el inmediato cese el conflicto". "El movimiento Hamás insta a todos sus miembros y partidarios a practicar el autocontrol, a no dejarse arrastrar por las acciones y reacciones y a comprometerse con las instrucciones del movimiento", señala el texto.

LLAMAMIENTOS AL CESE DE HOSTILIDADES

Los llamamientos al cese de hostilidades también han llegado desde otros grupos radicales palestinos. Así, la Yihad Islámica consideró que los enfrentamientos afectan a la causa palestina y provocan pérdidas de apoyos entre árabes y musulmanes. "Lo que está ocurriendo en la Franja está trasladando toda la causa a proyectos destructivos que destruirán el futuro de nuestra causa", afirmó la Yihad en un comunicado.

Desde el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), uno de los miembros de su comité central, Jamil Mizhir, hizo un llamamiento hoy a Hamás y Al Fatá para que "dejen de destruir el proyecto nacional palestino y abandonen toda la tensión, lucha interna y el derramamiento de sangre palestina en las calles". "Dejad de derramar sangre palestina y reanudar el dialógo ya que nuestro principal conflicto es con la ocupación israelí", subrayó.

Además de los enfrentamientos en Deir al Balah, se han producido choques entre las distintas facciones en Jan Yunis, en el sur de la Franja, donde cientos de combatientes de las Brigadas Al Qassam y miembros de la Fuerza Ejecutiva fueron desplegados.

A última hora de la tarde, milicianos de Hamás consiguieron tomar también el cuartel general de las fuerzas de seguridad leales a Al Fatá en el norte de la Franja, tras horas de combates que según un comandante de este último moviento habrían dejado 10 muertos y 20 heridos.

Además del ataque contra la residencia de Haniyeh en un campo de refugiados a las afueras de Gaza en el que no hubo heridos pero sí daños materiales, unos 200 hombres armados irrumpieron esta mañana en la casa del diputado de Al Fatá Nabil Shaath, en el norte de la franja. Por otra parte, ambos grupos han atacado y ocupado medios de comunicación afines al rival a lo largo del día.