Actualizado 07/01/2007 20:40 CET

Crónica O.Próximo.- Milicianos de Al Fatá amenazan con responder en Cisjordania las agresiones de Hamás en Gaza

Decenas de miles de simpatizantes del partido de Abbas acudieron a un acto multitudinario en Gaza, toda una demostración de fuerza

GAZA, 7 Ene. (EP/AP) -

La lucha por el poder dentro de los Territorios Palestinos se extiende ahora a Cisjordania ante el imparable ascenso de las milicias islamistas en la franja de Gaza. Hoy mismo, decenas de miles de partidarios de Al Fatá se congregaron en el mayor estadio de fútbol de la franja de Gaza en una demostración de fuerza dirigida a Hamás. Coincidiendo con este acto, las milicias de Al Fatá publicaron un vídeo en el que hombres armados alardean del secuestro del primer teniente de alcalde de Nablús (Cisjordania), Mahdi al Jamdali, militante de Hamás, y amenazan con intensificar sus ataques si los islamistas persisten en su negativa a disolver la Fuerza Ejecutiva del Ministerio del Interior en Gaza.

Y es que la diferencia de poder entre la franja de Gaza, controlada por las milicias del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), y Cisjordania, en manos de Al Fatá, tiene que ver con la política israelí. Con la retirada unilateral de Gaza de septiembre de 2005, Israel propició el rearme y fortalecimiento de las milicias de Hamás, mientras que en Cisjordania las constantes detenciones y operaciones hebreas impiden que los islamistas obtengan poder.

Las milicias de Al Fatá son también objetivo de las operaciones israelíes, pero la mayor fuerza del partido procede de las fuerzas de seguridad de la Autoridad Nacional Palestina, leales a Abbas.

Por su parte, Hamás ha visto reforzado su poder tras obtener la mayoría absoluta en las elecciones legislativas palestinas, celebradas hace un año. Con la formación de Gobierno, Hamás creó la Fuerza Ejecutiva, un cuerpo armado dependiente del Ministerio del Interior con ayuda financiera externa.

En esta unidad hay unos 5.500 milicianos, pero podría duplicar este número con facilidad gracias a los voluntarios, y cuenta con el apoyo de las milicias tradicionales de Hamás, las Brigadas Ezedin al Qassam, su capacidad para fabricar cohetes antitanque, munición de mortero, minas terrestres y granadas de manos y sus campamentos de entrenamiento. Además, la Fuerza Ejecutiva cuenta con vehículos todoterreno y furgones de fabricación alemana.

Este despliegue contrasta con la situación de los militantes de Hamás en Cisjordania, donde permanecen en situación de clandestinidad 'de facto' debido al peligro de ser atacados por el Ejército de Israel.

De los 3,8 millones de palestinos que viven en los Territorios Palestinos, el 37 por ciento reside en la franja de Gaza y el 63 por ciento permanece en Cisjordania.

DEMOSTRACIÓN DE FUERZA EN GAZA

Decenas de miles de partidarios de Al Fatá se concentraron en el estadio de fútbol más grande de Gaza en una demostración de fuerza contra Hamás. Para Al Fatá, su predominio en Cisjordania mantiene a Hamás en jaque y podría ser la clave para disminuir el riesgo de que finalmente se produzca la temida guerra civil palestina en Gaza. Así, los milicianos del partido de Abbas recurren a nuevas tácticas que incluyen los secuestros y tiroteos indiscriminados para intimidar a los simpatizantes de Hamás.

El máximo dirigente de Al Fatá en Gaza, Mohamed Dahlan, fue recibido con una gran ovación al llegar al estadio de fútbol Yarmouk, donde se celebraba el acto de masas. Cuando comenzó a hablar, alejó a los guardias de seguridad que lo protegían. "Dejad que Hamás me mate", dijo, mientras sus simpatizantes prorrumpían en aplausos.

Fue el acto de mayor concurrencia de público organizado por Al Fatá en Gaza desde 1994, cuando Yaser Arafat retornó a la zona desde el exilio, como parte de los acuerdos parciales de paz con Israel.

El acto multitudinario servía para conmemorar el 42º de la fundación de Al Fatá por Arafat, pero el propósito real era realizar una exhibición de fuerza contra Hamás en el feudo de los islamistas, la franja de Gaza.

Hamás derrotó a Fatá en las elecciones parlamentarias del 25 de enero de 2006 y controla desde entonces el Gobierno de la Autoridad Palestina.

En su discurso, Dahlan calificó a la milicia de Hamás de "pandilla" y subrayó que el letal ataque del grupo a la vivienda de un comandante de Al Fatá fue un "momento decisivo". El dirigente del partido de Abbas dijo que "si creen que los asesinos no serán castigados, están equivocados. Si ellos atacan a un miembro de Al Fatá, nosotros atacaremos a dos (de Hamás)".

SECUESTRO EN CISJORDANIA

El multitudinario acto de Gaza coincidió con la divulgación de un vídeo en el que milicianos de Al Fatá mostraban a un cargo público de Hamás secuestrado ayer mismo en Cisjordania. Los secuestradores amenazaron con intensificar sus ataques contra Hamás si continúa rechazando la disolución de la Fuerza Ejecutiva, una milicia dependiente del Ministerio del Interior declarada ayer ilegal por Abbas.

En el vídeo aparece el primer teniente de alcalde de Nablus, Mahdi al Jamdali, vestido con traje y corbata y flanqueado por sendos milicianos armados en un plano muy similar a los utilizados en las filmaciones de la insurgencia iraquí.

Los milicianos advierten en la grabación que cualquier ataque que se produzca en Gaza sería vengado en Cisjordania.

También hoy, decenas de militantes barbudos de Hamás, todos ellos desarmados, se reunieron en los alrededores del hospital de Cisjordania donde permanece ingresado Ehab Ghaiyatha, un empleado del Ministerio del Interior palestino --controlado por Hamás-- que ayer fue disparado en las piernas y secuestrado por milicianos de Al Fatá en Ramala. Ghaiyatha, de 27 años, aseguró que los secuestradores le encapucharon la cabeza y le introdujeron en un vehículo. Después de un trayecto de 15 minutos, le arrojaron a la calle y le dispararon en las piernas.

Ghaiyatha aseguró que Hamás puede hacer muy poco en Cisjordania para proteger a sus militantes. "Nadie puede llevar armas aquí", afirmó. "Si lo hace, se convertiría en objetivo para los israelíes, pero si ellos (los milicianos de Al Fatá) siguen atacándonos, tendremos que encontrar un modo de protegernos a nosotros mismos", añadió.

Durante la ofensiva de Al Fatá contra Hamás, también resultó herido un profesor universitario afín a los islamistas, quien también fue tiroteado en las piernas.