Crónica Pakistán.- Musharraf amplía su estrategia de represión poniendo a Bhutto bajo arresto domicilario

Actualizado 09/11/2007 18:35:58 CET

La ex primera ministra podría ser liberada esta noche o mañana mientras sigue la masiva detención de opositores

MADRID, 9 Nov. (EP/AP) -

La líder de la oposición y ex primera ministra, Benazir Bhutto, fue puesta el viernes en arresto domiciliario por la Policía, que cercó el frente de su casa de Islamabad con alambre y arrestó a miles de sus partidarios para impedir una protesta contra el estado de excepción decretado en Pakistán por el presidente, general Pervez Musharraf.

Bhutto intentó salir en su automóvil en dos ocasiones. En ambas, la Policía bloqueó su camino con un vehículo armado. Un portavoz del Gobierno dijo que Bhutto quedará en libertad antes del sábado, mientras el Gobierno de Estados Unidos instó a los líderes paquistaníes a que pongan fin al arresto domiciliario de la líder opositora.

La ex primera ministra había planeado desacatar una prohibición de manifestaciones públicas y pronunciar un discurso en una protesta en la vecina población de Rawalpindi, donde la Policía utilizó gases lacrimógenos y porras para dispersar a cientos de manifestantes. Decenas de ellos fueron arrestados.

MÁS VIOLENCIA

Por otra parte, al menos cuatro personas murieron el viernes en un ataque suicida en la casa del ministro de asuntos políticos, Amir Muqam, en la ciudad de Peshawar, en el noroeste del país, dijo la Policía.

Muqam resultó ileso, y en el ataque también fueron heridas tres personas, manifestó Aslam Jan, funcionario de la Policía local. El ministro es el jefe provincial del partido gobernante Liga-Q Musulmana de Pakistán, y un estrecho aliado del presidente, el general Pervez Musharraf.

El ataque dejó en evidencia la amenaza que representan los extremistas religiosos en esta nación islámica, mencionada por Musharraf como la principal razón para imponer el estado de excepción el sábado pasado.

Pero la mayor parte de las miles de personas detenidas en todo el país desde entonces han sido moderados, abogados y activistas de partidos laicos de la oposición, entre ellos del Partido Popular de Pakistán de Bhutto.

Las detenciones han alentado críticas contra Musharraf, que asumió el poder tras un golpe de estado de 1999, y declaró el estado de excepción para mantenerse en el poder.

El operativo del viernes mostró que Musharraf no cederá ante sus rivales políticos, a pesar de haber dicho un día antes que las elecciones parlamentarias serán a mediados de febrero, un mes después de la fecha prevista en un principio. Su anuncio tuvo lugar tras una intensa presión de Estados Unidos, su principal aliado internacional.

Las medidas también ensombrecieron las posibilidades de que Bhutto y Musharraf puedan formar pronto una alianza contra los extremistas islámicos, como buscaba Washington.

En declaraciones telefónicas a la prensa en medio de sus dos intentos de escapar de su casa, Bhutto expresó que sus partidarios "continuarán luchando por la democracia y los principios del Derecho". Reiteró asimismo las demandas de que Musharraf renuncie a su cargo de jefe militar antes de la semana próxima, cuando expira su mandato presidencial.

La decisión de Bhutto de participar de las protestas antigubernamentales es otro revés para el líder militar, cuya popularidad ha caído este año en medio del creciente descontento con el régimen militar y el fracaso de su administración para frenar a los milicianos talibán y al Qaeda.

ARRESTO DOMICILARIO

Decenas de policías, algunos de ellos con uniformes antidisturbios, vigilaban a los partidarios de Bhutto frente a su casa. Los manifestantes intentaron varias veces quitar el alambre y las barreras de metal y cemento colocadas para impedir su paso. Al menos 30 partidarios de Bhutto fueron detenidos.

Las autoridades dijeron que habían presentado una orden de detención, pero los allegados de la ex primera ministra indicaron que no la habían recibido y no la aceptarían. Un funcionario de los servicios de inteligencia que pidió mantener su nombre en el anonimato manifestó que había una orden de detención de 30 días para Bhutto, pero el Gobierno no lo confirmó en un primer momento.

El partido de Bhutto, mientras, dijo que 5.000 activistas fueron detenidos en los últimos tres días en la provincia oriental de Punjab, aunque las autoridades señalaron que los detenidos eran 1.100.

CRITICAS INTERNACIONALES

El Gobierno estadounidense exigió hoy la puesta en libertad de la ex primera ministra, Benazir Bhutto, actualmente bajo arresto domiciliario por "motivos de seguridad" y advirtió de que el conflicto político que se vive en el país podría condicionar la lucha contra el terrorismo en la región.

"Seguimos preocupados por el estado de excepción que persiste en el país, así como la restricción de las libertades básicas, e instamos a las autoridades paquistaníes a que recuperen con rapidez el orden constitucional y las normas democráticas, declaró el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Gordon Johndroe.

De este modo, "tanto la ex primera ministra como otros miembros de su partido deberán ser liberados y gozar de completa libertad de movimiento", de acuerdo con el portavoz.