Crónica Perú.- España ha destinado más de 33 millones de euros a la reconstrucción tras el terremoto de hace un año

Actualizado 14/08/2008 19:49:49 CET

Las ONG dicen que la mayoría de la población sigue desabastecida y estiman que más de 16.000 familias viven aún en albergues temporales

MADRID, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo ha comprometido más de 33 millones de euros a la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto de 7.9 grados en la escala Richter que el 15 de agosto de 2007 azotó la región peruana de Ica dejando cientos de miles de damnificados, especialmente en las localidades de Pisco, donde el 80 por ciento de las viviendas quedaron destruidas, y las ciudades de Ica, Cañete y Chincha.

Según datos de la AECID recogidos por Europa Press, para la primera respuesta de emergencia, España fletó dos aviones que desplazaron 130 toneladas de ayuda de primera necesidad, y que desplazó 54 especialistas en emergencias entre médicos, rescatistas y bomberos utilizando un presupuesto total de 1.750.000 euros. A esto hay que sumar una contribución adicional de 500.000 euros a los proyectos de la FAO para pesca artesanal y la iniciativa de retorno a la escuela de UNICEF en la región.

Asimismo, del total de 31 millones de euros comprometidos para la reconstrucción, cinco millones se emplean en reforzar en las zonas afectadas por el seísmo, los proyectos de ejecución directa ya presupuestados de pesca, turismo rural y patrimonio, gobernabidad, centros de formación y prevención y gestión de desastres. La misma partida recibió la iniciativa de reconstrucción del Hospital Santa María del Socorro, en Ica.

La cooperación española empleó seis millones de euros más en fondos adicionales de Ayuda Humanitaria y canalizó otros tres millones a través de los convenios con las ONG de Desarrollo y la Convocatoria Ordinaria de Proyectos 2008, en la que se dio prioridad a la reactivación económica, social y la mejora medioambiental; mientras que el resto de los fondos, hasta los 30,63 millones, se distribuyeron a través de distintos canales, como los Fondos Fiduciarios.

MILES DE DAMNIFICADOS SIN AGUA POTABLE

Estos esfuerzos no han conseguido sin embargo, paliar por completo la situación de un país que aún cuenta con miles de damnificados por el seísmo y que, un año después, no han podido acceder a un techo bajo el que cobijarse o conseguir un suministro regular de agua potable, tal y como denuncia Acción contra el Hambre, que permanece en la zona desarrollando un proyecto de rehabilitación de los sistemas municipales de agua potable.

Según la jefa de la misión de Acción contra el Hambre en Perú, Bárbara Mineo, la mitad de Pisco se encuentra en esta situación mientras que el grueso de la región de Ica "se recupera muy lentamente y todavía quedan muchas viviendas por reconstruir e infraestructuras por mejorar".

En este sentido, un informe de Cáritas Perú estima que los gastos de reconstrucción de las infraestructuras públicas dañadas ascenderá a unos 220,68 millones de dólares. El estudio, que da cuenta de los más de 3,6 millones de euros que ha empleado la organización en ayudar a los afectados, afirma que en Ica hay más de 80.000 familias con viviendas destruidas, 16.159 de las cuales viven aún en albergues temporales. Asimismo, hay 861 escuelas seriamente dañadas y 47 centros de salud afectados que aún no se han recuperado.

En la misma línea, Entreculturas afirmó que "todavía hay multitud de escombros por las calles y muchos hombres y mujeres están viviendo en situación precaria durante el frío invernal de estos días", mientras que Acción contra el Hambre pone el acento en la situación de los pescadores de Chincha, uno de los colectivos más afectados por la catástrofe ya que, además de perder sus hogares, se han quedado sin embarcaciones y redes de pesca que les permitan volver al trabajo.

LA BUROCRACIA, OBSTÁCULO EN LA RECONSTRUCCIÓN

Por su parte, el delegado de Cruz Roja Española en Perú, Francisco Alcázar, explicó en declaraciones a Europa Press que la recuperación "va muy lenta porque hay muchos actores interviniendo en la misma zona y todo se tiene que canalizar a través del mismo organismo, el Ministerio de Infraestructuras, que autoriza y da los permisos de construcción y reconstrucción de inmuebles".

Además, apuntó que la situación está paralizada para miles de familias, instaladas aún en los 2.001 albergues temporales construidos tras el seísmo, por la cantidad de trámites que hay que realizar para recibir las ayudas que concede el Ejecutivo andino a los damnificados.

Aunque a Cruz Roja Española le "está funcionando bastante bien" la ejecución de proyectos y en 2009 tendrán terminada la fase de rehabilitación de infraestructuras, Alcázar reconoce que para poder hablar de una "reconstrucción" tendrán que pasar muchos años.

"Es más difícil reconstruir una ciudad entera como Pisco, que empezar una nueva desde cero", aseguró el cooperante, que puso como ejemplo el problema de los escombros, pertenecientes a 40.000 viviendas derruídas por el terremoto y que "hasta hace poco" se veían en las calles de las localidades más damnificadas.

"Ahora comienzan a verse escombros nuevos, de personas que ya están reconstruyendo sus casas", explica Alcázar. A su juicio, es más notable el avance en Ica que en Pisco, donde la situación "sigue siendo devastadora" y hace que a cualquiera "se le caiga el alma a los pies al ver la situación tan mala que tienen esas personas". Sin embargo, "aunque lo han perdido todo, tienen ilusión para seguir adelante", aseguró.