Crónica Rusia/Irán.- Los países del Caspio se comprometen a no ceder sus territorios para "actos de agresión" en la zona

Actualizado 16/10/2007 22:17:02 CET

El presidente ruso anunció que su Gobierno ayudará a Irán "en su programa nuclear para fines civiles"

TEHERÁN, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los cinco países ribereños del Mar Caspio adoptaron hoy una declaración al término de su cumbre en Teherán en la que se comprometen a no autorizar el acceso a "terceros países" que pretendan usar su territorio para atacar a ninguno de ellos. Además, el presidente ruso, Vladimir Putin, aprovechó hoy la primera visita de un dirigente de su país a Irán en más de 50 años para anunciar que Moscú ayudará a Teherán en su programa nuclear "con fines civiles".

La advertencia para que terceros países no utilicen el territorio de los estados del Caspio para "el uso de la fuerza o para agresiones militares" contra cualquiera de estos países ha sido interpretada como una referencia a los rumores de un posible proyecto de Estados Unidos para utilizar Arzebaiyán --antigua república soviética-- como base para algún tipo de acción militar contra Irán. No obstante, el portavoz del Departamento de Estado, Tom Casey, ha negado anteriormente cualquier plan para emprender este tipo de medidas contra Irán.

En el marco de la segunda cumbre de los países del Caspio --Azerbaiyán, Irán, Kazajistán, Rusia y Turkmenistán--, también el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, subrayó la importancia de la solidaridad entre estos países y recordó que el mar Caspio es un "mar interior", que solo pertenece a los estados colindantes, "por lo que solo ellos tienen derecho a tener ahí sus embarcaciones y fuerzas militares".

DECLARACIÓN CONJUNTA DE LOS PAÍSES DEL CASPIO

Así, a la conclusión de la cumbre los cinco países participantes presentaron una declaración en la que se comprometen a no autorizar "a otros países que usen sus territorios para actos de agresión u otras operaciones militares contra ninguno de ellos", reza el documento, recogido por la agencia rusa RIA Novosti.

La declaración conjunta contempla otros objetivos como incrementar los esfuerzos para reforzar la confianza mutua, la seguridad y la estabilidad regional y contenerse de usar la fuerza en la resolución de los problemas mutuos.

El documento suscrito sirvió, asimismo, para declarar su apoyo al Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) como factor fundamental para la estabilidad y la seguridad internacional. En este sentido, los cinco países confirmaron "el derecho inexpugnable de todos los firmantes del TNP a investigar, producir y usar tecnología nuclear para fines pacíficos sin discriminación y en el marco de lo contemplado por este tratado y de las salvaguardas de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA)".

APOYO DE PUTIN AL PROGRAMA NUCLEAR IRANÍ

En la rueda posterior a la cumbre, en la que comparecieron los cinco jefes de Estado participantes, Putin anunció que su Gobierno ayudará a Irán "en su programa nuclear para fines civiles", aunque evitó fijar una fecha para la conclusión de la construcción de la primera central nuclear iraní, que correrá a cargo de Rusia.

Cuando los periodistas iraníes preguntaron a Putin si podía prometer que la planta estará a punto antes de que finalice su mandato, el próximo mes de mayo, el líder ruso ironizó al declarar que "solo hice promesas a mi madre cuando era un niño pequeño", si bien, añadió, "no renunciaremos a nuestras obligaciones".

De este modo, el líder ruso pretende mantener sólidas relaciones con Irán, sin que esto suponga enfadar a Occidente, ya que un claro compromiso de Moscú para la rápida construcción de la central envalentonaría a Irán y complicaría las conversaciones internacionales sobre el programa nuclear iraní. Estados Unidos y otros países occidentales aseguran que Irán utiliza su programa de energía nuclear para ocultar el desarrollo de armamento nuclear.

En este conflicto, Rusia ha tratado de mantenerse a media distancia de ambas posturas, advirtiendo a la comunidad internacional de que no presione en exceso a Irán, al tiempo que instaba a Teherán a atender los llamamientos para detener el enriquecimiento de uranio Esta línea no ha evitado que Teherán expresara su malestar por considerar que Moscú dilataba el final de construcción de la casi acabada central de Bushehr.

Rusia ha justificado el retraso del proyecto y advertido de que podría no estar acabado cuando se planeaba a causa de la lentitud de Irán en los plazos de pagos. Una excusa que no solo han negado los funcionarios iraníes, sino que han acusado al Kremlin de ceder a las presiones occidentales.

Así las cosas, Putin informó de que ambos países trabajan ahora en la revisión del contrato, principalmente en lo que se refiere a los aspectos legales y obligaciones económicas del mismo, y que se han alcanzado algunos puntos en común.

RECHAZO AL ESCUDO ANTIMISLES DE EEUU

El presidente ruso aprovechó su comparecencia para reafirmar su fuerte oposición a los planes estadounidenses de instalar un sistema de defensa antimisiles en Polonia y República Checa. En este sentido, señaló que se han producido conversaciones entre Rusia y Estados Unidos y expresó su esperanza en que aún sea posible un compromiso.

"Nuestros últimos contactos con los socios americanos han mostrado que es posible una cierta transformación en sus puntos de vista sobre este problema, y continuaremos el diálogo", declaró Putin.

Finalmente, Putin valoró la segunda cumbre de países del Mar Caspio como una conferencia que ha sido "movida", pero en la que se ha "alcanzado una visión común en casi todo los asuntos".

Por su parte, Ahmadineyad declaró que "se han alcanzado muy buenos acuerdos en esta cumbre de mandatarios, que supone un punto de inflexión en las relaciones entre estos países vecinos y con vistas a su cooperación conjunta", según IRNA.

"Afortunadamente, la cumbre de Teherán se ha desenvuelto en un clima muy amistoso y excelente y los mandatarios de los cinco países han logrado todos los objetivos que tenían previstos en sus agendas de trabajo", añadió.

Ahmadineyad informó también de que los cinco presidentes han acordado celebrar el próximo verano, bajo la gestión de Vladimir Putin, una conferencia sobre cooperación económica como base preliminar para la formación de un organismo de cooperación económica del mar Caspio.